El Dépor va a la guerra por sus derechos

DEPORTES

Prosigue en la escalada de actuaciones dentro del caso Fuenlabrada y dirige una carta a los clubes y a la Liga en la que critica duramente la actuación de su presidente, exigiendo un trato neutral

19 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

«Presidente y estimados presidentes de los clubes miembros de la LFP». Así comienza una declaración de guerra con escaso cuartel. Desestimado Tebas ya en la apertura formal, el relato de afrentas achacadas al dirigente de la patronal prosigue sin pausa entre el encabezamiento y la firma de la carta que el Deportivo envió a la Liga y a las entidades que conforman la organización. El escrito es a la vez una solicitud de amparo entre iguales y un reproche sostenido a quien desde el comienzo de las hostilidades eligió alistarse con el enemigo en lugar de atenerse a la obligada neutralidad. O inhibirse, en su defecto, como llegó a prometer Javier sénior asumiendo el elemental decoro de quien debe ser jefe de todos y disimular cuanto menos que tiene a su ojito derecho bien instalado en el cuadro directivo del primer agresor.

«Nos dirigimos a vosotros para trasladaros nuestra sorpresa y nuestra más profunda indignación por la gestión pública (mediante comunicados oficiales) y privada que se está haciendo, desde la presidencia de La Liga, de los procedimientos administrativos y judiciales abiertos en los que estamos involucrados varios clubes miembros de esta asociación», avanza la carta que se atribuye en el desenlace Fernando Vidal. «Desde el Real Club Deportivo, integrante de forma ininterrumpida de La Liga desde su creación hace casi 40 años, no alcanzamos a entender que en una agrupación a la que todos contribuimos y en la que estamos representados por igual, se haya perdido todo principio de equidad e imparcialidad en un caso que afecta a más de uno de sus asociados». A cuatro, al menos (con el Elche entrando y saliendo de cuentas según se oriente el viento), aunque las afrentas a Numancia y Zaragoza han quedado diluidas por la falta de contundencia de los aragoneses hasta configurar el mano a mano en el que quien debería ejercer de notario ha querido decidir el ganador.

«Es inadmisible que se estén utilizando recursos propios de todos en la defensa discrecional de los intereses de una de las partes —el CF Fuenlabrada— cuando estos colisionan con los de otros clubes miembros en esos procedimientos abiertos. Más si cabe cuando existe un claro conflicto de intereses y una obligación de abstención por relación familiar por parte del presidente de La Liga, algo que no se ha respetado y que ha sido puesto en conocimiento de las autoridades competentes», denuncian desde el Dépor, decididos a sostener el pulso pese al evidente desequilibrio de fuerzas y al enorme riesgo de represalia posterior.