El instructor pide el descenso del Fuenlabrada

Considera que viajó conociendo la existencia de varios positivos y que «la grave afectación producida a la competición solo se repara impidiendo participar en la misma a quien la causó»


«A pesar de lo anterior». El arranque del punto 2 en el relato de los hechos, ya en la primera de las 45 páginas del documento, pone de inmediato la proa al Fuenlabrada en el dictamen emitido por el instructor designado por la federación para revisar el expediente disciplinario incoado al club madrileño. Porque, como concluye mucho después Ricardo Esteban Díaz Sánchez, el equipo viajó para jugar en Riazor siendo consciente del enorme riesgo sanitario que constituía la expedición, «en una actuación insolidaria que miró exclusivamente por el propio interés del club, en detrimento del resto» de participantes en la Segunda División. Inexcusable comportamiento que, para el encargado del caso, merece la propuesta de sanción de 15.001 euros y el «descenso de categoría» del infractor, ya que «la grave afectación producida a la competición solo se repara impidiendo participar en la misma a quien la causó». Esta «afectación» y las «circunstancias concurrentes de especial gravedad» vienen desmenuzadas en el escrito emitido ayer.

embarrar el campo

Dilaciones con mala fe, presiones, irregularidades...

Un informe que es fruto de varios días de investigación a contracorriente. Díaz Sánchez ha registrado todas las artimañas empleadas por el Fuenlabrada en su intento de escapar del castigo. «Ha tratado por todos los medios de archivar el procedimiento, de suspenderlo (...) empleando más vías de las permitidas (...) ha presentado escritos con peticiones ya resueltas, ha tratado de sus pender las testificales dilatando los plazos con manifiesta mala fe (...), ha llegado a presentar dos recusaciones». Un «excesivo ejercicio del derecho a defensa» en el que el Fuenlabrada «ha llegado a cometer irregularidades» al adjuntar «pruebas videográficas de una declaración testifical cuando las mismas se encontraban, únicamente, en poder de este instructor». A la eterna lista se suman las llamadas y los mensajes enviados por los abogados del club al autor del documento, además de las amenazas «con el ejercicio de acciones legales» en lo que, para Díaz Sánchez supone «un claro intento de amedrentar y boicotear» el procedimiento.

viajar pese a todo

Presidente, directivos y médico conocían los casos

Aquel «a pesar de lo anterior» en el que reside la clave del caso establece que tras el viaje hasta A Coruña se esconde una temeridad inexcusable, porque, como establece el instructor «de la documentación obrante en el expediente y de las pruebas practicadas queda totalmente acreditado que desde el Fuenlabrada, personalizado en las figuras de su presidente, directivos y médico, se conocía la existencia de varios positivos confirmados en covid-19 en el seno de la plantilla los días previos al encuentro suspendido». No solo eso, sino que «con la connivencia de la Liga, ocultaron deliberadamente esa información».

positivos confirmados

El laboratorio informó de los casos el sábado y el domingo

Según uno de los informes aportados por la Liga, «el 18 de julio a las 22.38 horas [dos días antes de la fecha fijada para el partido en Riazor], el laboratorio contacta con el médico del Fuenlabrada, avisándole del positivo de un jugador (...). A las 19 horas del 19 de julio, se informa de otros dos positivos y otro pendiente de confirmación, que se confirma a las 22.30 horas del mismo día». «Debía ser motivo de mayor preocupación, si cabe, el hecho de que los cuatro contagiados pertenecieran a distintos estamentos del club», razona el instructor.

dictamen ignorado

El médico del club recomendó no tomar el avión

«El resto de la plantilla ha estado en lugares comunes a distancias menores de 2 metros y durante más de 15 minutos (...). Considero necesario iniciar una cuarentena domiciliaria de todo ese personal». Eso decía el certificado del responsable de los servicios médicos del Fuenlabrada. Doctor cuya declaración «muestra evidentes incongruencias» con dicho certificado y «con la documental aportada por el club y la LNFP». Pese a las contradicciones, el galeno «manifiesta que el domingo por la noche desaconsejó el viaje, que la suspensión se planteó a la LNFP, reafirmándose en que él, como responsable máximo de los servicios médicos y del cumplimiento de las medidas sanitarias durante la pandemia, desaconsejó ese viaje».

ocultar información

Un desprecio a la plantilla, a las instituciones y al rival

Las pruebas recabadas permiten al encargado del caso determinar que los jugadores del Fuenlabrada no supieron hasta la hora de la merienda del lunes que se habían detectado contagios en el club: «Lo que es aún más grave, no se les informó de que realmente eran casos positivos, se les ocultó esa información y se les obligó a entrenar el domingo y a coger un avión el lunes por la mañana». Tampoco se alertó al Deportivo —«el médico del club local no tuvo conocimiento de que el médico del Fuenlabrada no había viajado hasta el martes 21 de julio, cuando realiza una llamada telefónica a su homólogo»—, ni a las instituciones públicas (en el informe se menciona a la Xunta, la Comunidad de Madrid, y el Ayuntamiento de A Coruña), ni a la federación o al CSD. De lo contrario «se podría haber tratado el asunto con más tiempo e igual se hubiera adoptado otra decisión».

perjuicio al deportivo

«No ha podido competir en igualdad de condiciones»

El instructor sostiene que hubo numerosos damnificados por la acción del Fuenlabrada. El Numancia, los clubes clasificados para la fase de ascenso, y, especialmente, «el Deportivo de La Coruña (...), uno de los mayores perjudicados. Jugándose el descenso no ha podido competir en igualdad de condiciones (...) Además, se ha visto obligado a disputar un encuentro 19 días después de la fecha prevista».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

El instructor pide el descenso del Fuenlabrada