El fútbol no profesional, en el aire

El decisivo encuentro entre presidentes de las federaciones territoriales podría retrasar como mínimo hasta enero las competiciones a partir de Segunda B, afectando a clubes, técnicos y jugadores


A la AFE se le encasquilló el despertador, así que hasta ayer por la tarde no espabiló lo suficiente como para pronunciarse ante la trascendente reunión de hoy. El sindicato de futbolistas reaccionó presionado por la enorme pila de comentarios que se acumulaba en las distintas redes sociales, firmados por jugadores y técnicos de categorías consideradas menores dentro del deporte español. Desde Segunda B hacia abajo, concretamente. Los cientos de clubes que se mueven entre esos peldaños conocerán por fin dónde quedará situado su horizonte competicional, y todo lo que se atisba es desalentador.

Los presidentes de las distintas federaciones territoriales están citados en Madrid para resolver el entuerto generado por una crisis sanitaria que vuelve a estar al alza y podría prorrogar el parón forzoso más allá del año en curso. «La RFEF entiende que, ante la evolución de la situación pandémica de las últimas semanas y especialmente de los últimos días en el conjunto del país, resulta imprescindible una reflexión conjunta sobre la procedencia de iniciar la nueva temporada deportiva con unas garantías sanitarias y jurídicas suficientes para todos los deportistas, clubes y federaciones, dado que en estos momentos las condiciones han cambiado en relación con lo previsto en las semanas anteriores». Así decía el comunicado que el viernes remitió la institución que preside Luis Rubiales. Palabras tras las que se esconde la posibilidad de retrasar a enero (o incluso a marzo del 2021) el arranque de la próxima campaña.

Respetar los contratos

Un drama para muchos clubes, técnicos y jugadores, que verán cómo merman o desaparecen sus ingresos. Entidades forzadas a bajar la persiana y trabajadores privados de su único sustento. La AFE habló en nombre de «los y las futbolistas de Segunda División B, Tercera División, Primera femenina y Segunda femenina». «Estos colectivos tienen claro que la salud es lo primero en la actual situación que vivimos, pero no consideran adecuado volver a la competición a partir de enero del 2021. Ellos y ellas no se pueden permitir el lujo de estar varios meses sin jugar porque muchas familias dependen de los ingresos que perciben a través del fútbol». Miles de ojos mirando hoy a Madrid.

Carlos Mouriz - Director deportivo Racing de Ferrol: «Si no se empieza deberían darnos alguna alternativa de qué hacer»

El director deportivo del Racing Carlos Mouriz, analiza con prudencia la reunión. «Nadie nos ha preguntando nada. No sabemos qué va a decir el presidente de la federación gallega, si nos lo va a trasladar o si va a decidir él», reconoce. La trascendental reunión coge a los ferrolanos con el curso iniciado. La plantilla comenzó la pretemporada el miércoles con la previsión de que la competición arrancaría a mediados de octubre, como planteó inicialmente la federación española de fútbol. «Los cálculos se hicieron en relación a eso. Pero esa idea ya la han cambiado dos veces. Luego dijeron primeros de octubre y después sacaron un comunicado diciendo que lo tenían que valorar», recuerda ¿Qué supondría no empezar? «Si se toma la decisión por razones sanitarias debería haber alguien que valore las circunstancias de la categoría y contractuales y nos dé una alternativa de qué hacer».

El Racing afrontó la crisis sin solicitar un ERTE. El personal, de forma voluntaria y para colaborar, no cobró la paga de junio, y en julio se ha retomado el pago. Si el club completa los 22 jugadores en la plantilla contaría con 35 trabajadores. «¿Cómo continuamos? ¿Y cómo pueden considerar a los jugadores no profesionales cuando la propia federación española obliga a tener fichas profesionales en Segunda B?», advierte. Recuerda que la incertidumbre también les impide solucionar la situación de los abonados de la pasada temporada y sacar adelante la campaña para este ejercicio ya que no se sabe cuándo comenzará la competición ni si será con público. Son el pilar económico del club junto con la taquilla, publicidad de empresas de la zona y patrocinador.

Yago Iglesias - Entrenador del Compostela: «Para muchos será casi un año tirados, sin entrada de dinero para sobrevivir»

Yago Iglesias plantó a su Compos en Segunda B hace solo una semana. Ahora ve cómo el debut en la nueva categoría podría quedar pospuesto como mínimo hasta diciembre. «Me parece una barbaridad tener que retrasar tanto esto», sostiene el técnico. «Nosotros estuvimos cuatro meses parados hasta jugar el play off contra el Barco y muchos jugadores y entrenadores llevan desde marzo sin cobrar», lamenta. «Si te dedicas a esto y te dicen que hasta marzo del año que viene no vas a poder empezar a competir y en consecuencia no te van a poder pagar, para muchos será casi un año tirados, sin entrada de dinero para poder sobrevivir. Tanto los clubes, como muchos entrenadores y jugadores entrarán en riesgo de abandonar», razona.

El Compostela militará en el tercer escalón del fútbol español, lo que «para la federación es una categoría no profesional, pero te exige una preparación de dedicación casi exclusiva. Entre los entrenamientos, los viajes, la planificación... Muy poca gente puede permitirse el lujo de compaginar esto con otro trabajo, para la mayoría es el único ingreso». Esta exposición lleva a Yago Iglesias a la siguiente: «Todo el país presionó para que el turismo no se viera afectado en verano, porque es un negocio del que dependen muchas familias. Aquí sucede lo mismo, el fútbol es el sustento de un montón de gente».

Gente que ha firmado ya contratos de cara a la próxima temporada, ahora en el aire. «Entendería que a partir de ahora para tramitar ficha haya que incluir pruebas para el coronavirus y hacer chequeos periódicos, habilitar un mecanismo de control a través de la Federación, pero no podemos parar tanto tiempo».

Gerardo Carrera - Jugador del Viveiro: «Sin competición no hay sueldo, así que me tendría que plantear dejarlo»

Acostumbrado a moverse por categorías superiores, a Gerardo Carrera (Gerardo a secas para todo el mundillo del fútbol gallego) se le quedaba pequeña la Preferente, así que en el curso recién concluido ascendió junto al Viveiro a una Tercera que el club de A Mariña podría no catar como mínimo hasta enero. «Para mí es clave el empezar ya. Vivo de esto y cuanto antes empiece mejor», razona el delantero asturiano. «Hay ganas de volver a juntarnos con compañeros y competir en lo que más nos gusta. Espero que la decisión sea empezar ahora», reclama.

Una cuestión que a él le afecta más que a muchos otros jugadores, por cuanto el fútbol supone su único ingreso y además la crisis sanitaria le ha pillado en una etapa decisiva en su carrera. «Veo inviable personalmente esperar hasta enero. Tengo 33 años y pierdes ritmo de juego. Tantos meses parado me obligarían a pensar bastante si seguir o no. Sería un gran golpe»

«Tengo la suerte de tener algo ahorrado y de que mi mujer trabaje, pero esto me afectaría mucho. Si no hay competición, no hay sueldo. Desde que empezó la pandemia ha sido así, porque al club no le va a caer el dinero del cielo, así que me tendría que plantear dejarlo definitivamente y buscar algo que me dé ingresos», razona.

No es el único en el plantel viveirense preocupado por lo que podría salir de la reunión de hoy. «Lo hablamos entre los compañeros. La gente entrena a su manera, pero no es lo mismo que no tocar un balón desde mitad de marzo. Esto va a pegar un golpe muy fuerte tanto en Segunda B como Tercera o Preferente. El fútbol semiprofesional va a sufrir mucho», sostiene el punta.

Francisco Luis Gil - Presidente del At. Arteixo: «Necesitamos que nos fijen un horizonte, pero lo principal es la salud»

El Atlético Arteixo fue uno de tantos equipos que vieron cómo la competición concluía demasiado pronto, porque aún mantenían esperanzas de alcanzar plazas de ascenso. «A nosotros se nos coartó cualquier opción dando por acabada la temporada, pero se entendió. Hay que estar del lado de la ciudadanía», reflexiona el presidente del club coruñés. En opinión de Francisco Gil, «si nos obligan a parar hasta enero o hasta marzo será un palo muy grande para todos los equipos en Preferente, aunque antes de nada está tomar conciencia de la situación y asumir que se trata de una emergencia sanitaria».

El directivo considera que los más perjudicados, por encima de las entidades, serán los trabajadores ya que «a nivel de jugadores y técnicos será una carga importante, porque cuentan con unos ingresos del fútbol que no percibirán. Como club, sin competición se suspenden los pagos. Nos mantendremos, pero no es lo mismo». El presidente del Atlético Arteixo subraya que tras el anterior parón «nuestros jugadores se comportaron de forma totalmente acorde a lo que estaba ocurriendo. Se puede sacar pecho por la plantilla. La gran mayoría contaban con otro tipo de ingresos, porque son pocos en esta categoría los que viven solo de esto, pero fueron muy responsables y hay que agradecérselo».

No aventura cuál podrá ser la resolución que se adopte en la reunión de hoy, demanda, eso sí, que se les aporte claridad «entre tanta incertidumbre lógica». «Esperamos estar parados el menor tiempo posible. Necesitamos que nos fijen un horizonte para saber cómo actuar y planificarnos, pero vivimos una emergencia y lo principal es la salud».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El fútbol no profesional, en el aire