Natación en aguas abiertas, el deporte de moda en el mar

La Voz

DEPORTES

El incremento de practicantes tras el confinamiento ha sido notable en Galicia

06 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La natación en aguas abiertas es el último gran descubrimiento de los amantes del mar en Galicia. Son cada vez más las personas que se sienten atraídas por esta disciplina por lo que supone de lucha contra un elemento cambiante.

El incremento de practicantes se ha hecho notar después de las semanas de confinamiento tanto a nivel individual y lúdico como en su ámbito competitivo. Precisamente fue durante el encierro obligado por la pandemia cuando, en sus etapas de desescalada se observó que, junto al surf, la natación en el mar ganaba adeptos.

Los puntos fuertes esgrimidos por los deportistas eran que se trata una actividad individual que se puede realizar en solitario o en pelotón, pero siempre con total seguridad en cuanto a la distancia social, al aire libre y sin riesgos de contagio, además de los innumerables beneficios físicos y psíquicos que proporciona.

Múltiples beneficios

En el mar, el deportista se encuentra en plena naturaleza y forma una unidad con el medio marino, relaja su mente y se concentra en su respiración, aflojando la musculatura y priorizando la coordinación motora, lo que beneficia a todo el sistema cardiorrespiratorio y a la estimulación de las grandes cadenas musculares.

El biotipo masculino, en 1.500 metros, por ejemplo, suele ser de nadadores grandes y espigados, con extremidades largas y muy finos. En las mujeres es algo más pequeño y presentan mayor masa muscular en proporción a los hombres, según apunta el director técnico del Club Natación Liceo La Paz de A Coruña, Jesús de la Fuente.

La intensidad del esfuerzo conlleva efectos como la pérdida de peso. Un nadador, en una distancia de 10 kilómetros puede perder dos kilos y alcanzar un consumo de 3.000 calorías. Por esta razón, hidratarse antes de la práctica de la natación en aguas abiertas es fundamental, al igual que la ingesta de carbohidratos de consumo rápido.

Inicio de los entrenamientos

Debido a la pandemia del covid-19 y al empezar directamente en el mar, sin pasar por la piscina, Jesús de la Fuente, recomienda nadar 1.500 o 2.000 metros, si nuestra condición física nos lo permite, dos o tres días por semana a ritmo cómodo, aunque 500 metros para empezar también son válidos. «Si queremos combinar también el trabajo más anaeróbico, debemos ir a series de 100 o 200 metros. Por ejemplo, 10x200 o bien 20x100, con descansos entre series de un minuto, inicialmente», añade.

El espacio de natación debe presentar una entrada segura y tranquila al mar, por un arenal abrigado de corrientes, vientos y mar de fondo. Galicia cuenta con cientos de kilómetros de arenales y rías, como, por ejemplo, en la bahía coruñesa, la playa de Santa Cristina, lugar de encuentro vespertino de numerosos nadadores, o la playa de Oza, con equipamiento de duchas y césped de la Autoridad Portuaria coruñesa para endulzar el neopreno y refrescar la piel, además de estar al aire libre en la propia ciudad y en un entorno urbano, al igual que la playa de Samil en Vigo.