Marc Márquez prioriza su recuperación frente a la reválida del título

El campeón del mundo no estará en Brno tras volver a operarse de su húmero derecho después de que la placa de titanio implantada cediera por estrés


Madrid / Colpisa

Marc Márquez fue uno de los protagonistas del pasado Gran Premio de Andalucía. El catalán se tuvo que operar el martes 21 de julio de la fractura en el húmero derecho que se produjo en una caída el domingo anterior, en la carrera inaugural del Mundial 2020 para MotoGP.

Tras la intervención, los doctores plantearon un tiempo de recuperación por el que se veía como complicado su regreso este próximo fin de semana, cuando se disputará el Gran Premio de la República Checa, en Brno, aunque el miércoles 22 saltó la noticia de que quería volver a Jerez para competir en la segunda cita del calendario, un extremo confirmado el jueves.

Ese día pasó con éxito la revisión médica oficial a la que deben someterse los pilotos lesionados, lo que le permitió volver a pista el sábado para disputar los libres tres y cuatro; pero en el primer oficial, la Q1, Márquez no sintió buenas sensaciones en su brazo operado y decidió abandonar.

Centrado ya en su recuperación en Cervera, el piloto español fue mostrando estos pasados días en sus redes sociales cómo iba avanzando en su plan de llegar lo mejor posible a Brno. Hasta que el lunes por la noche saltó una noticia inesperada: había tenido que volver a pasar por el quirófano.

«Marc Márquez fue operado hace 13 días y hoy ha tenido que volver a pasar por el quirófano», informaba el doctor Xavier Mir a través de un comunicado oficial del Repsol Honda. «La primera operación fue satisfactoria, lo que no se esperaba era que la placa fuera insuficiente. Una acumulación de estrés en la zona operada ha provocado que el implante cediera, consecuentemente se ha producido una fractura per-implante, por lo que hoy se ha procedido a retirar la placa de titanio y sustituirla por una fijación nueva. El piloto en ningún momento ha sentido dolor durante este período. Ha seguido siempre las indicaciones médicas y las sensaciones de su cuerpo. Desgraciadamente, un sobre estrés ha provocado esta rotura», añadía.

Un jarro de agua fría sobre sus planes más inmediatos, en un hecho que ha levantado dudas sobre el acelerado regreso a la competición, avalado por los servicios médicos y por su equipo, a petición del piloto, aunque aún no han trascendido los detalles de la o las causas que han podido provocar este problema. Esto, en cualquier caso, cambia el enfoque del Mundial 2020 para Márquez. De momento está confirmado que no competirá en Brno, una vez que el Repsol Honda ha anunciado que el alemán Stefan Bradl, probador de la marca japonesa, ocupará su plaza.

Ahora falta por ver cuándo podrá regresar de nuevo a las pistas, teniendo en cuenta que el campeonato afronta un triplete de carreras, con dos pruebas consecutivas en Austria en las dos semanas siguientes a la cita checa. Esto asegura que Márquez, como mínimo, acumulará tres ceros en un campeonato a solo catorce carreras, una losa que se antoja casi imposible de levantar (las circunstancias siempre pueden cambiar el panorama y el piloto español ya ha demostrado en el pasado su capacidad competitiva, lo que deja abierta una ventana), en un momento en el que la prioridad ha pasado a ser la recuperación física de una lesión complicada que se ha agravado con esta segunda inesperada operación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Marc Márquez prioriza su recuperación frente a la reválida del título