El Alavés no retornó a Primera en el 2016. No hubo más Glorioso, ni gesta de Abelardo, ni Joselu ni Lucas defendieron en Mendizorroza el escudo local. Todo se perdió dos años antes, en las 41 jornadas que precedieron a la victoria sobre el Jaén. La clasificación del 2014 dice que el conjunto armero esquivó la Segunda B en el último esprint, con los 51 puntos que bien podría haber alcanzado el Deportivo frente al Fuenlabrada; pero es una tabla ficticia que registra una liga de 42 partidos, en la que al Castilla le temblaron las piernas en Murcia por la presión a distancia del rival.

Tampoco ascendió el Osasuna ese mismo mes de junio. La posibilidad se esfumó antes de llegar el sábado en el que se encaramó a la promoción. La memorable noche en que goleó al Oviedo, mientras —y este es un mientras absoluto, porque todo sucedió al mismo tiempo— el descendido Llagostera descabalgaba al Zaragoza. Maikel Mesa, entonces rojillo, nunca pudo añadir la gesta a su palmarés, que ahora incluye una permanencia adulterada por un penalti mal señalado y un capricho familiar. En casi todas las Segundas de lo que pudo haber sido se salva alguien que no se salvó. La Cultural (y no el Almería) en el 2018; el UCAM (a costa del Alcorcón) en el 2017; la Ponferradina, en vez del Mallorca, en el machacado 16... Ninguna tan convulsa como la del 20, cerrada en falso por decreto, rebajando al Dépor a daño colateral. Yerran. Cómo abreviar la vida de un club (y una ciudad) acostumbrado a levantarse y pelear.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Todas las Segundas que no fueron