«Jugar al mismo tiempo es clave, no lo ve quien no ha jugado al fútbol»

La presión del Barça, que remontó al Sevilla, marcó el partido del penalti de Djukic, como recuerdan varios protagonistas, comparándolo con lo sucedido en Cádiz

penalti

Once metros, el minuto 88 y Cervera. Ahí concluyen las coincidencias entre el partido del Valencia en Riazor y el del Albacete en el Carranza. Las diferencias son múltiples. 26 años, dos meses y seis días de distancia. Pelear por un título o por una permanencia. Un penalti que fue, otro que no era... Y especialmente, el entorno y el resultado de la ejecución de la pena máxima. Falló Djukic, acertó Mesa. Se esfumó el título para el Dépor en un estadio abarrotado de gente pegada a un transistor, pendiente de Barcelona. Se salvó el Albacete en un campo vacío donde suplentes y cuerpo técnico solo perseguían noticias de Los Pajaritos y el Anxo Carro. El otro campo donde habrían tenido que buscarlas llevaba cerrado desde que la Liga entendió que había fracasado en su intento de disimular la catástrofe en ciernes y optó por huir hacia adelante, convirtiendo al conjunto blanquiazul en daño colateral, despreciando el valor de un factor fundamental: el horario unificado.

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y accede a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

«Jugar al mismo tiempo es clave, no lo ve quien no ha jugado al fútbol»