El escándalo del Fuenlabrada deja a Javier Tebas contra las cuerdas

Su vinculación con el club madrileño a través de su hijo, su actuación tras conocer los positivos y la reprimenda del CSD ponen en entredicho su liderazgo en la Liga

AFP7 Europa

El escándalo provocado por los positivos del Fuenlabrada, el viaje A Coruña del equipo madrileño y las posteriores decisiones adoptadas desde el ámbito deportivo han dejado contra las cuerdas a Javier Tebas Medrano. La actuación de la Liga, que él preside; su vinculación con el Fuenlabrada a través de su hijo; las dudas acerca de quién adoptó cada una de las decisiones; y el enorme lío montado tras el no aplazamiento de la jornada completa están poniendo en entredicho su liderazgo al frente de la Liga.

El Consejo Superior de Deportes fue contundente en el comunicado emitido el pasado miércoles: censuró a la Liga por no garantizar la buena aplicación de los protocolos de actuación por parte del Fuenlabrada y también le dio un sonoro tirón de orejas al acusarle de falta de la diligencia debida para informar a las autoridades deportivas. El frente abierto con el CSD, es decir, con el Gobierno, a cuenta de un brote de covid-19 que el propio Tebas aseguraba hace semanas que era imposible que ocurriese en un club español —«es imposible que un equipo venga con 5 positivos. Si lo hay es que ha habido negligencia», dijo— lo devuelve al candelero tras aquella guerra de trincheras que ha protagonizado con Rubiales y que ha disfrutado de un alto el fuego con motivo del regreso del fútbol profesional tras el confinamiento.

Los enfrentamientos con el dirigente federativo fueron numerosos: los horarios de los partidos de Primera y Segunda, las jornadas de los lunes, los cambios de formato de la Copa y la Supercopa, o el partido que la Liga se quiso llevar a jugar a Estados Unidos y que Rubiales frenó en los tribunales se convierten en solo la punta del iceberg de una lucha de egos que perdura en el tiempo.

«Volvería a defender a Piterman»

Presidente del Huesca entre 1993 y 1998, sus negocios como asesor de clubes por todo el territorio español (Mallorca, Betis, Xerez, Rayo Vallecano, Granada,...) no le impidieron convertirse en vicepresidente de la Liga en el 2001 cuando ejercía como representante del Badajoz y hasta defender como abogado al polémico empresario de origen ucraniano Dmitry Piterman, entonces propietario del Alavés.

Tiempo después, a pesar de que su imagen en Vitoria quedó muy dañada, y aun reconociendo que la gestión de Piterman «le costó mucho dinero a la Hacienda foral alavesa», aseguró en una entrevista en la Cadena Ser que «volvería a defender a Piterman, porque soy abogado y así me gano la vida».

Posteriormente, en el 2011, lideraba el conocido como G-30, que englobaba a todos los equipos de Segunda, y a parte de los modestos de Primera, en las negociaciones referentes al último contrato televisivo con Mediapro y al reparto de esas cantidades, por lo que muchos consideraban que ya por aquellos años manejaba los hilos de todo el fútbol español.

Solo dos años después, tras la marcha de José Luis Astiazarán, se hizo con la presidencia de la patronal de los clubes, que gobierna con mano de hierro. Lo hizo con un sueldo de algo más de 400.000 euros, que en la actualidad es de 1,2 millones más 250.000 por variables de no muy complicado cumplimiento. Nunca llegó a aclararse fehacientemente si la cantidad aprobada es bruta o neta, como llegaron a denunciar algunos medios.

Tebas, que nunca ha tenido problema en reconocerse madridista, impulsó medidas que modernizaron el fútbol español y lo salvaron de su elevadísimo endeudamiento, como el control económico. También intensificó la persecución a los amaños de partidos, como aquel Levante-Zaragoza que perjudicó al Deportivo en el 2011, o el afán por convertir los estadios en un lugar libre de violencia. Pero su carácter volcánico le ha llevado a no pocas polémicas a cuenta incluso de ideas personales de todo tipo y que a menudo nada tienen que ver con el fútbol: nunca ha dejado de reconocer su pasado juvenil en la extrema derecha, o su rechazo al aborto. Incluso, a cuenta de la polémica independentista en Cataluña, se manifestó inflexible con la exclusión del Barcelona y de los otros equipos catalanes.

Juez y parte

Tampoco ha dudado mucho en ser juez y parte en algunas cuestiones. Por ejemplo, cuando le ha tocado pronunciarse sobre algún tema que implicaba al Fuenlabrada, del que su hijo es secretario del consejo de administración. Aunque hace dos días, horas después de que La Voz de Galicia publicase esta información, comunicase a los clubes que no intervendría en el caso del equipo madrileño, esta postura la hizo pública una vez que ya había aprobado la disputa de la jornada completa con la excepción del duelo de Riazor, algo que beneficia al Fuenlabrada y perjudica gravemente al Deportivo.

Es el proceder del hombre más poderoso del fútbol español. Un abogado al que persigue la polémica. Un dirigente poco dado a dar su brazo a torcer, sobre el que Fernando Vázquez dijo ayer: «No puede tener una actitud de cabezota». Palabra de gallego.

Facturó al Deportivo e incluso apareció en la lista de acreedores durante el concurso

Entre los clubes a los que Tebas asesoró cuando ya era vicepresidente de la Liga se encuentra el Deportivo. La relación entre el club coruñés y el abogado oscense, aunque nacido en Costa Rica, gozó de mucho recorrido en la época de Lendoiro, que finalizó en el concurso de acreedores del club, el mayor de todo el fútbol español, con un pasivo de 160 millones de euros.

En aquel momento, el despacho del actual presidente de la Liga apareció en el listado de acreedores con una deuda de 600 euros. Pero esta no es la única ocasión en que el nombre del abogado y el del Deportivo van unidos.

Tebas figura en la sentencia del Juzgado de lo Mercantil de A Coruña del 2017 sobre la demanda que el abogado Germán Rodríguez Conchado presentó contra el Deportivo y su administración concursal para que se le reconociesen 235.009,51 euros de honorarios como abogado del club.

Fue después de la declaración en sala de Lendoiro. La jueza del caso afirmó en su fallo: «No hay motivos que lleven a dudar de la veracidad de la reunión que en fecha 25.11.2012 en un reservado del Playa Club de A Coruña, en la que estaba presente además del señor Conchado y el señor César (Lendoiro), el señor Tebas como abogado».

Otra vez volvió a aparecer la vinculación entre el Deportivo y el presidente de la Liga cuando Germán Rodríguez Conchado acudió a declarar en la causa abierta y posteriormente archivada contra Lendoiro por irregularidades durante su gestión como presidente del Deportivo. En su declaración, el exabogado del club coruñés aseguró que el listado de acreedores, en el que figura Tebas, lo elaboró él «en colaboración con el despacho de don Javier Tebas», expresó el letrado coruñés.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El escándalo del Fuenlabrada deja a Javier Tebas contra las cuerdas