Fernando Alonso vuelve a casa

Renault anunciará este miércoles el regreso del bicampeón español, que firmará, al menos, para las dos próximas temporadas.

DPPI Media AF

Colpisa

Lo que parecía imposible, pasó a ser impensable, luego improbable y se ha tornado de posible a confirmado en apenas unos meses. Y este miércoles se va a hacer oficial: Fernando Alonso vuelve a la fórmula 1. Lo hará con Renault, el equipo donde fue más feliz y donde conquistó los dos Mundiales que coronan su leyenda en el automovilismo mundial.

Tres temporadas después de abandonar el gran circo, Alonso regresa a su casa. Desde el momento en el que se bajó del MCL33 en Abu Dabi 2018, el español siempre dijo que la puerta de la fórmula 1 no estaba cerrada. Siempre fue cauto a la hora de hablar de sus opciones de regreso, si bien al principio era mucho más reticente que en los últimos tiempos, cuando confesaba públicamente que estaba estudiando las diferentes opciones para regresar.

El efecto dominó que provocó la no renovación de Sebastian Vettel ha acabado teniendo consecuencias inesperadas. Sea según la versión de Ferrari (ellos llamaron, pero él no aceptó las condiciones) o la del piloto (no hubo llamada), la consecuencia de ese desencuentro fue el inesperado fichaje de Carlos Sainz. McLaren tuvo que llamar a un sustituto y encontró en Daniel Ricciardo todo lo que buscaba: experimentado, rápido, con capacidad de liderazgo y, sobre todo, con muchas ganas de huir del equipo Renault.

Se quedaba un hueco en uno de los equipos fabricantes de la parrilla, aunque no sea el deseado. De repente, la opción de Fernando Alonso ganaba enteros. En Renault quieren un líder para la que viene encima en el 2022, y ahí la figura del asturiano se ha impuesto a otras, como la del propio Sebastian Vettel, que fue el que comenzó este tsunami y, a día de hoy, está sin asiento parael  2021.

La figura de Luca de Meo, nuevo CEO de la empresa proveniente de Renault, y las condiciones favorables -pero duras- que ha puesto Alonso para su regreso han hecho que la operación se acelere unas cuantas semanas a cuando estaba previsto. La intención inicial del asturiano era centrarse al 100% en las 500 Millas de Indianápolis, principal objetivo del 2020, y realizar el anuncio lo más pegado posible a ese 23 de agosto, pero las circunstancias lo han acelerado.

Las condiciones de Alonso: un Schumacher para Renault

Renault envidia a Mercedes, tanto en la fórmula 1 como en la producción de coches. El aspecto aspiracional de la empresa alemana contrasta con la cotidianidad que transmiten ellos. Por eso, han optado por imitar, hasta cierto punto, su modelo, al menos en la escudería.

Uno de los grandes logros de Mercedes fue saber subirse a la era híbrida, que ahora dominan, con los deberes bien hechos. La figura de Michael Schumacher fue clave. El káiser regresó de la jubilación en el 2010 para ayudar al crecimiento del equipo alemán, antes de dejar su sitio a Lewis Hamilton para que reinase. Pocos son los que dudan ahora de que esos tres años en los que el káiser pilotó para las flechas plateadas pusieron los andamios del gigante que es hoy.

En Renault quieren que Alonso haga algo similar. Con su carrera deportiva ya en su recta final, al menos en monoplazas (el Dakar o Indianápolis es otro percal), la experiencia y capacidad analítica de Alonso puede ser el empuje definitivo que necesitan para colocarse en lo más alto cuando llegue el gran cambio normativo de 2022 (que estaba previsto para 2021 inicialmente).

Alonso ha aceptado el reto, pero con condiciones. Tendrá mando en plaza, tanto en pista como en el muro, hasta el punto de que podrá pedir a su equipo de ingenieros de confianza. Se le consultarán las decisiones estratégicas, y sin tener derecho a veto, sí podrá expresar su acuerdo o desacuerdo si lo estima. Los contratos que ha firmado le atan dos años, en formato de uno más uno: ambas partes, de mutuo acuerdo, podrán decidir si continuar o no a final de cada temporada. El sueldo ha sido el punto menos importante de las negociaciones, ya que al límite presupuestario impuesto por la fórmula 1 se ha unido la estrechez financiera que atraviesa ahora el sector automovilístico. El salario de Alonso estará más cerca de los 10 millones que de los 20 que actualmente cobra Ricciardo, y que serían difícilmente justificables en el actual contexto. A cambio, Alonso tendrá su marca Kimoa luciendo en el coche y en la ropa del equipo, lo que puede ser un negocio redondo si se extrapola al éxito que ha supuesto en las competiciones en las que ha estado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Fernando Alonso vuelve a casa