Partido abierto, premio muy codicioso


Lo bonito de esta fase final excepcional de la ACB es que el formato de la Copa del Rey, semifinales y partido por el título, se repite en la búsqueda del ganador de la liga. Si entronizamos el sistema copero como algo casi insuperable, el partido de hoy se antoja muy especial, abierto a cualquier resultado y con el premio superlativo del título de liga tras apenas siete encuentros.

Muchos frentes a tener en cuenta. El primer foco, el face to face de los dos líderes de Barcelona y Baskonia. Nikola Mirotic y Tornike Shengelia. Además, se retarán mutuamente al ocupar la misma posición. Saldos pendientes, caracteres ganadores y entronizarse hacia sus seguidores. Tiene Mirotic ese pasado madridista que le da un toque más irreverente al asunto.

Ambos clubes han tenido problemas en la posición de base, sobre todo los de Vitoria. Pero llegan con Granger recuperado y un todoterreno como es Pierria Henry dispuestos a dar el do de pecho. Heurtel brilló en las semifinales con San Pablo, y esa combinación Higgins/Hanga ha dado un palo duro a Kevin Pangos.

Luego la defensa. Dos equipos marcados por sus entrenadores. Una entrada hasta el aro sin ser frenada es un sacrilegio dentro del playbook defensivo de Pesic e Ivanovic. Un partido de alto nivel físico. No hay lugar a dudas en eso.

Rebote y la segunda unidad. Ambos equipos han pasado apuros en algunos partidos controlando los rechaces. A priori, el Barcelona da mejor sensación en ese apartado. Una rotación más clara. De mejor calidad en ese puesto. Pero claro, el rebote es cuestión de todos…

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Partido abierto, premio muy codicioso