El Lugo tiene la pelota pero no marca

La falta de conexión entre el medio campo y la delantera afecta a la baja cifra de goles del equipo rojiblanco

Carrillo y El Hacen, en el suelo, lamentan el fallo de la mejor ocasión que tuvo el Lugo contra el Málaga
Carrillo y El Hacen, en el suelo, lamentan el fallo de la mejor ocasión que tuvo el Lugo contra el Málaga

lugo / la voz

El regreso a la competición ha dejado en el Lugo una serie de sensaciones que se vienen repitiendo tanto desde el último encuentro antes del parón de marzo, contra el Cádiz, como en los cuatro que llevamos de junio: el equipo gana al rival en posesión e incluso en ocasiones creadas, pero no rentabiliza ambas facetas en goles. Curro Torres anunció que esta semana trabajarán este grave problema que lastra las opciones de salvación del equipo.

La posesión no se traduce en efectividad

Llegadas al área inoperantes. Con Curro Torres el equipo ha ganado en posesión de la pelota, pero eso no se ha traducido en efectividad ante la portería contraria, como mucho mantener la propia más segura. Torres anunció en este regreso de la temporada que tenía una idea clara de cómo debería jugar su equipo, con más control, juego por bandas e incorporaciones al área, pero al finalizar el partido del martes ante el Málaga ya mostró su disgusto porque el equipo no era capaz de enlazar el medio campo con los puntas y llegar con claridad al área rival. La falta de ideas para finalizar contrasta con la capacidad que tuvo el equipo tanto contra el Cádiz como el Zaragoza o el Racing para generar ocasiones. Contra las gaditanos llegó a disparar a puerta 22 tiros (solo un gol) y tuvo una posesión del balón del 68 %; y contra el Zaragoza tiró 13 y metió otro gol, con un 56 % de dominio. Al Racing también le ganó la partida, con 13 disparos a puerta y un 54 % de posesión. Y contra el Málaga, que no rehusó la pelota, también tuvo una posesión del 53 %.

El problema del gol

El máximo goleador llevar 11 partidos sin marcar. La evolución del equipo de Torres desde que llegó a finales del 2019 ha sido la de intentar jugar más con la pelota, apostar por la llegada de jugadores de segunda línea (centrocampistas y defensas están siendo decisivos en los goles) y trabajar las jugadas de estrategia, especialmente los saques de esquina. Pero esa falta de puntería, de definición o de ideas cuando los jugadores llegan al área están lastrando los resultados, sobre todo cuando son rivales de la parte alta, como Cádiz, Huesca, Almería o Zaragoza, que con pocas ocasiones son capaces de sacar algo positivo del Ángel Carro. El Lugo es el tercer equipo de la liga con menos goles marcados, 31 (Albacete tiene 27 y Málaga 29). El máximo goleador es Cristian Herrera con 8 goles, pero lleva once partidos sin marcar. Su último gol valió tres puntos contra el Albacete. El siguiente goleador es Manu Barreiro con cinco. Luego vienen cuatro con dos goles. Y en cuanto a disparos a puerta, Herrera con 21 y Manu Barreiro con 20 lideran el ránking, pero el siguiente ya es Yanis con 8. Pobre bagaje ofensivo.

No halla el medio campo

La defensa, fiable. Curro Torres ha apostado por la dosificación de la plantilla ante la exigencia física que supone la acumulación de esfuerzos. Se prevé que los que lleguen más frescos al final de liga podrían tener ventaja, pero el problema es dejarse puntos por el camino. Torres en los cuatro partidos ha usado a la misma zaga: Cantero (portero) y Djaló y Josete de centrales. Y luego en la delantera ha usado de partida a Herrera en los partidos fuera de casa y a Carrillo en el Ángel Carro. También Yanis y Gerard Valentín, en las bandas, han sido casi fijos por sus desbordes. A partir de ahí los principales problemas los ha tenido en el medio del campo, especialmente en quién maneja la dirección del equipo, con un Pita con problemas físicos. Esa falta de conexión entre la media y la delantera es el principal problema del equipo.

Peybernes, decisiva ausencia

Una baja acusada. La ausencia del central francés, que sigue con molestias en la rodilla izquierda, la está notando el equipo. No a nivel defensivo —Djaló y Josete están cumpliendo— si no en ataque y salida de balón. Peybernes, a pesar de perderse el reinicio de temporada, es el quinto jugador con más minutos, el segundo que más pases da en el equipo (tras Pita) y el segundo que más balones recupera (también tras Pita). Datos que muestran la importancia del central en el equipo.

Los detalles

Expulsiones, VAR, calor... En el deportes profesional y a este nivel cualquier detalle puede cambiar la balanza de un lado u otro. En los cuatro partidos que llevamos de junio hubo situaciones que han influido en el resultado. El Lugo ganó en Santander tras una expulsión del equipo rival y meter el empate en la falta posterior. Pero luego ha jugado a contracorriente. Con el Zaragoza, a pesar de jugar bien, recibió un gol en el minuto 19 que el VAR tuvo que haber anulado, y más tarde El Hacen se autoexpulsó. En Las Palmas, además de la expulsión evitable de Campabadal, Herrera falló un penalti con cero a cero. Y el martes los lucenses padecieron 32 grados (con el Zaragoza hubo 14), mientras que los malagueños se adaptaron mejor a este factor externo. En partidos tan igualados, cualquier detalle influye y lo seguirá haciendo hasta el final.

Factor campo, determinante

Mejor fuera de casa. El Lugo se ha dejado esta temporada más de 30 puntos en su campo. Y con el regreso de la competición, sin público que anime a sus equipos, se está demostrando que los visitantes tienen ventaja. Hasta ayer por la tarde solo se produjeron siete victorias locales (una de ellas de Las Palmas contra el Lugo). El resto han sido 16 victorias de los visitantes y 13 empates. Aquello del fortín en casa ha pasado a mejor vida y los duelos se equilibran más.

El Lugo se ahogó en el calor

suso varela
Partido entre el Lugo y el Málaga en el Ángel Carro
Partido entre el Lugo y el Málaga en el Ángel Carro

Los rojiblancos, sin ideas, acusan los más de 30 grados y empatan a cero contra el Málaga, un rival directo, y terminarán la jornada en puestos de descenso

El guion del partido de ayer entre Lugo y Málaga estaba escrito desde antes de que comenzase. Cuando se juntan dos de los tres equipos que menos goles han metido en Segunda División (el que menos es el Albacete) y si a eso se le suman las necesidades por evitar el descenso, el miedo de los futbolistas a no cometer errores y los 32 grados con los que comenzó el encuentro, el resultado parecía cantado: cero goles.

Ese guion solo podría tener un momento de cambio si con el paso de los minutos, y con el evidente cansancio, alguno de los intérpretes iba a cometer un fallo fatídico. Y eso que el director lucense, Curro Torres, presentó un once inicial con seis novedades con respecto al partido del sábado en las Palmas y en la segunda parte hizo con rapidez los cinco cambios. Pero ni así la película tuvo interés ni emoción ni un giro inesperado. Un buen ejemplo de la falta de acierto y de los miedos con los que jugaron los lucenses fue el primer tiempo, donde el Lugo fue incapaz de disparar entre los tres palos del Málaga. Y así, no se gana.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Lugo tiene la pelota pero no marca