El Lugo se ahogó en el calor

Suso Varela Pérez
suso varela LUGO / LA VOZ

DEPORTES

Partido entre el Lugo y el Málaga en el Ángel Carro
Partido entre el Lugo y el Málaga en el Ángel Carro Óscar Cela

Los rojiblancos, sin ideas, acusan los más de 30 grados y empatan a cero contra el Málaga, un rival directo, y terminarán la jornada en puestos de descenso

23 jun 2020 . Actualizado a las 23:55 h.

El guion del partido de ayer entre Lugo y Málaga estaba escrito desde antes de que comenzase. Cuando se juntan dos de los tres equipos que menos goles han metido en Segunda División (el que menos es el Albacete) y si a eso se le suman las necesidades por evitar el descenso, el miedo de los futbolistas a no cometer errores y los 32 grados con los que comenzó el encuentro, el resultado parecía cantado: cero goles.

Ese guion solo podría tener un momento de cambio si con el paso de los minutos, y con el evidente cansancio, alguno de los intérpretes iba a cometer un fallo fatídico. Y eso que el director lucense, Curro Torres, presentó un once inicial con seis novedades con respecto al partido del sábado en las Palmas y en la segunda parte hizo con rapidez los cinco cambios. Pero ni así la película tuvo interés ni emoción ni un giro inesperado. Un buen ejemplo de la falta de acierto y de los miedos con los que jugaron los lucenses fue el primer tiempo, donde el Lugo fue incapaz de disparar entre los tres palos del Málaga. Y así, no se gana.

Decía el mítico jugador y entrenador argentino Alfio Basile que el colocaba bien en el campo a sus jugadores, «lo que pasa es que cuando empieza el partido, se mueven». Los lucenses ayer salían con un 4-3-3, un equipo con vocación de atacar y resolver uno de los tres partidos más importantes que tiene el Lugo desde que se reanudó la temporada al jugar contra rivales directos. Había vencido al Racing y le falta el Numancia, pero ayer perdió la oportunidad no solo vencer al Málaga si no a la vez de superarlo en el golaveraje particular.

Partido entre el Lugo y el Málaga en el Ángel Carro
Partido entre el Lugo y el Málaga en el Ángel Carro Óscar Cela

Van pasando las jornadas y los de Curro Torres parece que van de más a menos. Ayer, en el Ángel Carro, jugó el peor de los cuatro partidos desde el reinicio de la liga. El desparpajo con el que jugó en casa contra el Zaragoza fue totalmente un espejismo con lo visto contra el Málaga.

Quizás ayer hubo dos factores que jugaron en contra de los lucenses: si el día del Zaragoza había en la capital lucense 14 grados ayer, a las siete y media dela tarde, eran 32 grados, más del doble que hace una semana. Y el segundo fue el peso que cada vez va teniendo sobre la plantilla la pérdida de puntos y verse en el fondo de la tabla, aunque el técnico lucense señala que a sus jugadores no les está pudiendo la presión.

Partido del Lugo contra el Málaga en el Ángel Carro
Partido del Lugo contra el Málaga en el Ángel Carro Óscar Cela

La primera parte fue de lo peor que se le recuerda al equipo rojiblanco desde que está Torres en el banquillo. De nuevo había problemas de conexión entre el medio campo y los puntas, con malas entregas y decisiones erróneas al encarar el área rival. Ni siquiera Gerard Valentín, el mejor del equipo tras el reinicio de la temporada, estuvo fino, y aunque puso interés y desborde en su juego, falló en todos los pases , con lo que el equipo no finalizó las jugadas.

Cambios en la segunda parte

Curro Torres, que dispuso un equipo ofensivo, no estaba conforme por cómo se desarrolló el partido, en el que el Málaga — lleno de bajas y con circunstancias extradeportivas en su contra— no solo controló el juego si no que dispuso de alguna ocasión clara de gol. Torres hizo los cinco cambios para ver si el Lugo cogía aire y perdía los miedos —con Pita, Iriome y Cristian Herrera en el campo— pero apenas carburó el equipo, impreciso en el pase, con demasiadas conducciones de pelota y sin tener claro por dónde moverse en el campo, como afirmaba el citado Basile. Leuko, que regresó al once titular, y Kravets subieron un poco más por banda, y Herrera peleó entre la ordenada defensa malagueña.

Incluso, a pesar de jugar mal, el Lugo, de las botas del desaparecido ayer El Hacen, pudo ganar el partido con una clara ocasión. Al final, el Lugo solo se sostuvo gracias a los defensas Djaló y Josete. Pobre bagaje para intentar salvar la categoría. Aun así, restan siete partidos.