Mismo director y misma idea para la revancha del Leyma

Sergio García continúa al frente de un proyecto que seguirá contando con el respaldo de sus principales patrocinadores


Es raro que en las apariciones públicas del Leyma Coruña se caiga en estridencias o pronósticos demasiado aventurados. Ayer, en el acto de renovación de Sergio García, los «todavía es pronto» o los «vamos a ver» fueron habituales. En ese sentido, entrenador y club casan a la perfección, otra razón más para explicarse porque han renovado sus votos una temporada más. Aunque el principal, evidentemente, haya sido la gran campaña que se cuajó hasta que virus y federación acabasen por echar de malos modos el telón al curso.

Pero el Básquet Coruña ya está trabajando. Atando los cabos sueltos antes de alistar tripulación. «Desde el día siguiente a la finalización de la temporada estamos trabajando en la confección de la próxima. Tenemos una percepción muy positiva por parte de los patrocinadores. No sabemos si todos van a estar, pero parece que los principales sí», explicaba Alberto Méndez, el director del club naranja.

La situación de partida, contando con un bajón presupuestario general como consecuencia de la crisis de ingresos, se cuenta con que sea similar a la de la pasada campaña. «Ahora es un momento para que todos los clubes hagan evaluación de daños. Doy por hecho que todos bajaremos de presupuesto y los que nos dedicamos a esto vamos a tener que rebajar nuestras pretensiones. Vamos a ver dónde nos coloca esa caída. No vamos a ser de los mejores presupuestos de la Liga, pero sí vamos a estar en la parte alta», dijo el técnico vasco confiado.

Según reveló García, seis de los doce jugadores de la plantilla tienen contrato en vigor con el club. La lista la componen dos piezas fundamentales como Peciuckevicius y Blackwell y cuatro de rotación (Thiam, Maiza, Smith y Ferreiro). Carlos Martínez, que el curso pasado dejó su hueco en el equipo a Álex Llorca a mitad de temporada pero siguió perteneciendo al club, es el séptimo jugador en nómina a la espera de saber cuál será su rol. No obstante, Sergio García matizó que hay letra pequeña en algunos de esos contratos: «Sí que es verdad que en todos los casos hay situaciones, por ambas partes, que pueden hacer cambiar esos contratos. Puede que estén esos jugadores o puede que no, pero sí que es verdad que no depende 100 % de nosotros en todos los casos». El que no estará es Anthony Green. El club ha decidido no ejercer la opción de continuidad que tenía sobre el 4 norteamericano.

Continuidad al proyecto ganador del curso pasado

El juego rápido, de predilección por los ataques a pista abierta y las canastas fáciles cerca del aro que pudimos ver en los últimos meses del Leyma, volverá a ser la referencia. O eso parece, según las pistas que aportó Sergio García: «Creo que la línea del equipo que tuvimos este año ha sido muy positiva y en la medida de lo posible intentaremos ir por esa guía». Casi todo lo que se dijo quedó supeditada al dinero del que se disponga. Porque ni siquiera se sabe qué sucederá con una de las vías de ingresos de más peso como es la campaña de abonados, algo por lo que mostró su preocupación Alberto Méndez. Aunque el director, resignado, acabó soltando un «viviremos con eso» y apeló al espíritu de superación que tiene la disciplina coruñesa.

El donostiarra habló de «cabreo» y «decepción» tras la cancelación de la Liga

Creen que es pronto para fijar un objetivo. O eso dice el club, porque teniendo en cuenta que la situación contractual de Sergio García incluía un escenario de renovación en caso de alcanzar el play off, es lógico pensar que la aspiración es que por ahí vayan los tiros. Así lo acabaron por reconocer a medias ayer. «Ojalá podamos tener el mismo de esta temporada: hacer un equipo competitivo, que pelee por estar, más o menos, donde hemos estado este año, con la idea de llegar al play off y que salga lo mejor posible». Hasta ahí llegó el donostiarra: «Si ahora te hablo de ascender y demás, creo que no tiene demasiado sentido. Pero por historia y tradición, tiene que ser un equipo competitivo.

Se nota que no hay prisa. No se esperan fichajes «en los próximos 10 o 15 días» y la volatilidad del mercado, con todo el mundo tratando de saber cómo queda el tablero, invita poco a apresurarse. Además, todavía se mira un poco hacia atrás como reconoció abiertamente García, que reconoció su frustración ante el hecho de que no se dispute la fase de ascenso. «No sé si es lo mejor [seguir dándole vueltas al asunto] pero sí. Mi opinión va en la línea del club. Creo que se podría haber jugado. Tal y como están progresando las cosas, creo que se hubiese podido jugar y ojalá se hubiera hecho», confesó. «En un primer momento me lleve un cabreo importante y ahora el sentimiento es de decepción. Y sigo dándole vueltas, veo que se va a jugar la ACB, que en el fútbol se está hablando de espectadores sí o espectadores no... que nosotros no podíamos haber jugado, me cuesta entenderlo», dijo dejando claro su disgusto.

Con todo, el vasco aseguró que tanto él como su familia están felices en A Coruña y que solucionar su futuro fue un mero trámite.

Roberto Cibeira, presidente del Leyma Coruña: «El daño a la Liga, al baloncesto y al deporte está hecho»

Lois Balado

Desde el Básquet Coruña estudian qué posibles pasos legales dar tras la cancelación del curso 2019-2020

Con desazón y la sensación de haber perdido la oportunidad de promocionar la LEB Oro con una final a ocho en una única sede, Roberto Cibeira, presidente del Leyma, lamenta la decisión de cancelar la temporada y se muestra sorprendido. Máxime después de que Jorge Garbajosa, presidente de la FEB, hubiese apostado públicamente por resolver la temporada en la pista y de la clara mejora de la situación sanitaria.

 

—¿Qué valoración hacen de la resolución de la FEB?

—Hay muchos adjetivos, pero desde el punto deportivo tenemos una decepción muy grande. Por nosotros y por todos los equipos, porque se nos había transmitidos desde la federación, especialmente por parte de su presidente que lo manifestó públicamente, la voluntad de que las cosas se decidieran en la pista y han cambiado de parecer. Se ha perdido una oportunidad muy interesante de promoción de la propia Liga, porque había una expectación muy alta con un formato de final a ocho con eliminatorias a un partido. Podía ser precioso y solo hacían falta tres días de competición y un par de días más para descansar, todos concentrados en una ciudad. Se nos hace muy difícil de entender después de que este fin de semana todas las noticias, desde el punto de vista sanitario y deportivo, hayan sido excelentes. Se anunció que las competiciones profesionales se podían reanudar, la Segunda B y la Tercera de fútbol, que ya son Ligas no profesionales, el fútbol sala femenino... El propio presidente diciendo que las fases de desescalada van a ir mucho más rápido, que van a poder venir turistas desde el 1 de julio. Todo han sido mejorías desde la resolución de la federación de principios de mayo, el entorno y las previsiones son infinitamente mejores y se nos hace difícil de entender este giro en el último momento y que hayan decidido, básicamente por requisitos sanitarios y porque hay algunos equipos que decían que no pueden cumplir los protocolos, pues que no se podía jugar.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Mismo director y misma idea para la revancha del Leyma