El Gobierno aún no autoriza los entrenamientos colectivos

La AFE rechaza las concentraciones, exige más garantías para evitar lesiones y se niega a jugar a más de 32º, pero LaLiga mantiene su deseo de reanudar la competición el 12 de junio


«Vamos a estudiar la petición, pero de momento no hay una decisión al respecto». Así de escueto respondió este viernes el ministro de Sanidad, Salvador Illa, a la pregunta de si el Ejecutivo va a permitir, como han solicitado los clubes, que a partir de los próximos días los equipos de fútbol profesional puedan comenzar a entrenarse de forma colectiva, no en grupos reducidos como sucede ahora.

Tras el reinicio de las sesiones preparatorias de acuerdo al protocolo del Consejo Superior de Deportes (CSD), primero con los jugadores en solitario y ahora en pequeños grupos de no más de diez personas, el fútbol necesita la autorización desde Sanidad para dar un paso más hacia la reanudación de la temporada y pasar a la fase de entrenamiento total de precompetición. De momento, sin embargo, aún no hay una respuesta por parte del Ejecutivo.

Esta autorización es clave para avanzar en la desescalada del fútbol, sobre cuyos detalles dialogaron este viernes la Liga y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). Mientras los clubes confían en que se pueda retomar el torneo de la regularidad a partir del 12 de junio, aunque podrían ceder y retrasar la fecha al menos una semana más, en el sindicato de jugadores existen reticencias relacionadas con las fases de entrenamiento, las concentraciones y la temperatura a la que se debe jugar.

A expensas de lo que puedan determinar las autoridades sanitarias, ambas partes reanudarán las conversaciones la semana que viene, según informó el sindicato. El objetivo es poder concretar datos y acercar más las posturas, después de la cumbre en la que participaron Javier Tebas, presidente de la Liga, y Luis Gil, director de competiciones, junto a David Aganzo y Diego Rivas, presidente y secretario general de AFE, respectivamente.

Plan de riesgos laborales

El sindicato ha solicitado la aplicación de un plan de riesgos laborales y ha reclamado un tiempo mínimo de readaptación y preparación física colectiva para minimizar el riesgo de lesiones que debería ser de entre 15 a 20 días aproximadamente. La AFE ha rechaza sobre todo las concentraciones previas de larga duración planteadas por la Liga, al amparo de las medidas de aislamiento que exige el protocolo. Con los capitanes a la cabeza, los jugadores creen que este confinamiento alejado de sus domicilios atenta contra sus derechos y puede ser inconstitucional. Además, los jugadores exigen disponer de al menos 72 horas entre la disputa de un partido y otro.

Respecto a la previsible subida de las temperaturas en el momento en el que se vuelva a jugar, el criterio de AFE es que los horarios de los partidos deben estar en relación a la humedad y el calor. Para el sindicato, cuando se registren entre 28 y 32°C y debido al alto riesgo de trastornos por «estrés térmico», deben introducirse pausas de enfriamiento que duren de 3 a 4 minutos transcurrida la media hora de juego en cada uno de los dos períodos. En caso de superarse los 32 grados, los entrenamientos y los partidos deben ser cancelados y reprogramados, debido al riesgo extremo de poder sufrir un golpe de calor. Todo está sujeto a cambios, pero en principio la idea es jugar los fines de semana entre las 19.30 horas y las 23.00.

LaLiga mantiene su idea de que la competición pueda regresar el viernes 12 de junio, incluso con la opción de que tres días antes, el 9, se juegue la segunda parte que quedó pendiente del choque de Segunda Rayo Vallecano-Albacete, suspendido el 15 de diciembre pasado por los insultos que una parte del público dirigió al jugador visitante Roman Zozulia.

Con once jornadas pendientes, desde la Liga se prevé que haya partidos todos los días de la semana, incluso los lunes, un asunto por el que la patronal y la Federación Española (FEF) fueron a juicio el pasado febrero y que está pendiente de sentencia. LaLiga entiende que la fijación de partidos en viernes y lunes es una facultad suya no sujeta a convenio de coordinación con la FEF, que sostiene que eso no se corresponde con el marco legal. El juez Andrés Sánchez Magro dictó en agosto la medida cautelar por la que se pueden jugar partidos los viernes pero no los lunes.

El trabajo de coordinación con el CSD, LaLiga, la FEF y los jugadores es clave. Según las órdenes del Gobierno, no está permitido viajar de una provincia a otra hasta el 22 de junio, aunque la norma también permite, desde la fase cero, desplazarse fuera por motivos profesionales debidamente justificados. Y esta es la excepción a la que se intenta agarrar LaLiga, pero siempre con tacto por temor a un frenazo o marcha atrás en la desescalada.

Tebas muestra cierta cautela y evita echar más leña al fuego de la polémica para no incumplir lo acordado con el presidente de la Federación, Luis Rubiales, y la secretaria de Estado para el Deporte, Irene Lozano, en el llamado 'pacto de Viana'. En esta línea, el anuncio concreto sobre el cuándo y el cómo del regreso del fútbol se escenificará, seguramente, con otra foto de grupo entre todos los agentes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Gobierno aún no autoriza los entrenamientos colectivos