Piscinas con cita previa, mascarilla, sin vestuario y sin poder tomar el sol

A pesar del permiso que otorga la fase 2, solo reabrirán los clubes privados, y bajo estrictas normas


Redacción

La entrada de Galicia en la fase 2 permitirá un paso más en la desescalada. Entre las actividades permitidas durante dicho período está la apertura de piscinas. Según publica el Boletín Oficial del Estado, desde el próximo lunes se podrá proceder a la apertura al público de piscinas recreativas, quedando permitido el acceso a las mismas por parte de cualquier persona.

El uso de mascarilla, tal y como estableció ayer el Gobierno central, será obligatorio en espacios cerrados y en lugares abiertos donde no se permita mantener la distancia de seguridad, por lo que será un elemento indispensable para acceder a este tipo de recintos. Además, la orden ministerial establece un aforo máximo del 30 % de la capacidad de la instalación, siempre que sea posible respetar la distancia de seguridad de dos metros entre usuarios; en caso contrario, el aforo tendría que ser reducido. También aclara que para acceder a la instalación será obligatorio concertar una cita para organizar turnos por horarios por parte de la entidad gestora.

La reapertura de centros de entidad pública, cuyos propietarios son los ayuntamientos, dependerá de las empresas de servicio que los gestionan. Este protocolo complica la situación de clubes de natación sin instalaciones propias, puesto que dependen de que la concesionaria decida abrir. Aún así, desde la Federación Galega de Natación tienen pocas expectativas de que sea así, tal y como mantiene su presidente, Carlos Touriño. «Solo tenemos constancia de que abrirán los clubes con piscinas propias», precisa.

Este es el caso del Club Fluvial de Lugo. A partir del lunes tiene previsto comenzar a recibir a sus socios. «Estamos gestionando la entrada a través de cita previa, en períodos de media hora cada uno, sin poder permanecer en el centro más allá de ese tiempo», afirma Moncho Busto, directivo del club deportivo lucense. «Tenemos dos piscinas cubiertas, una de seis y otra de ocho calles. Eso nos permite tener a 18 personas cada hora, divididas en tramos de 30 minutos y manteniendo la distancia de seguridad», reconoce. En cuanto al uso de vestuarios, «solo estarán abiertos para cambiarse, pero sin poder acceder a las duchas», aclara Busto. Las instalaciones al aire libre permanecerán todavía cerradas hasta el mes de julio, pero por una cuestión climática. En cuanto a la desinfección de las instalaciones, han tenido que «triplicar» la limpieza habitual del centro para cumplir así con el protocolo sanitario exigido por las autoridades.

Con este panorama, el presidente de la federación prefiere pensar ya en la fase 3, que les permitirá volver a la actividad, y confiesa «cierto miedo» por el retroceso de espacio en las piscinas públicas. Por ello, han pedido la mediación de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) para que se mantengan los horarios de entrenamientos en estas instalaciones.

Los centros de alto rendimiento, que ya han podido abrir sus piscinas en la fase 1, reconocen que el protocolo es «exigente». «Hemos establecido tres turnos y mantenemos cuatro metros de distancia entre nadadores, ocupando una calle sí y otra no», asegura Luisa Domínguez, entrenadora del Centro de Tecnificación de Pontevedra. Con dos zonas separadas, mientras se usa una la otra es desinfectada, y viceversa, «porque las medidas higiénicas están siendo muy estrictas». «El protocolo afecta al número de nadadores, pero no a la actividad, puesto que ahora estamos realizando entrenamientos cortos de vuelta a la actividad», admite Domínguez.

El gran dilema de las instalaciones comunitarias

El ocio acuático tendrá que seguir esperando. El Aquapark de Cerceda, única instalación de sus características existente en Galicia, tampoco tiene previsto abrir sus puertas. A pesar de que las autoridades locales han ampliado la superficie útil para garantizar la distancia de precaución, siguen esperando la autorización para comenzar a recibir público. Desde la dirección del parque prefieren no aventurarse a marcar una fecha en el calendario: «É moi complicado fixar unha data exacta, pero esperamos poder abrir en xullo e mantelo aberto ata finais de agosto».

La incertidumbre también recae sobre los complejos deportivos y de ocio. Es el caso de Acea da Ama, en Culleredo. Desde el centro esperan la autorización por parte de la Xunta, mientras desde la Fundación Deporte Galego apuntan a la normativa que marque el Gobierno, aunque admiten que «no hemos recibido la petición de apertura de ningún centro de este tipo». La Casa del Agua de A Coruña tampoco retomará la actividad acuática.

La problemática continúa en el caso de las piscinas recreativas de las comunidades de vecinos. Quién entra en el recinto, cómo se gestiona o el coste que supone para cada finca cumplir todos los requisitos son algunas de las dudas que se plantean desde el Colegio de Administradores de Fincas de Galicia. «En estos casos, hay dos limitaciones graves: el aforo dentro de la piscina y el de la propia instalación. ¿Cómo lo gestionan? Están prohibidas las juntas de vecinos; por lo tanto, no pueden decidir cómo controlar los turnos o que se cumpla el aforo. Tendrían que hacer contrataciones, y los presupuestos de las comunidades son pequeños», afirma Martín Bermúdez, su presidente. «Muchas no van a poder abrir, pero no porque no quieran, sino porque o no pueden o no les compensa el coste que les va a suponer», concluye.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Piscinas con cita previa, mascarilla, sin vestuario y sin poder tomar el sol