Las contradicciones de la fase 1: poder usar el coche para ir de cañas, pero no para hacer deporte en espacios públicos

P. A. L.

DEPORTES

BASILIO BELLO

El ejercicio dentro de recintos y centros deportivos sí permite hacer viajes, pero no así el que se hace en la vía pública, el mar o el campo sin estar federado

13 may 2020 . Actualizado a las 10:49 h.

Desde el lunes, las personas que viven en territorios en fase 1, como Galicia, pueden moverse por su provincia para ir de cañas, quedar con amigos en domicilios y hacer recados, pero no les está permitido salir de su municipio a hacer deporte en espacios de uso público. Es una de las incongruencias del batiburrillo normativo. Las órdenes ministeriales 380 y 388 regularon -para la población general y para el deporte profesional/federado- la actividad física en espacios de uso público como vías, plazas, parques y espacios naturales en la fase 0, pero no han sido actualizadas en la fase 1, por lo que siguen aplicándose con sus restricciones de franjas horarias (de 6 a 10 horas y de 20 a 23) y de no salir del municipio. La orden 399 habilita nuevas actividades en la fase 1, permitiendo que la práctica deportiva en instalaciones deportivas al aire libre y en todo tipo de centros prestadores de servicios deportivos pueda realizarse sin sujeción a franjas y desplazándose por la provincia. Otro asunto polémico.

¿Puede un deportista moverse por su provincia para hacer deporte?

Sí, tanto si está federado como si no, pero solo si se desplaza a una instalación deportiva al aire libre o a un centro deportivo cerrado, sea al aire libre o cubierto (pistas de tenis, pádel, tiro, estadios de atletismo, campos de golf...). Porque esa práctica está permitida en la fase 1 y se acepta la movilidad en toda la provincia en cualquier actividad permitidas en la fase 1. La regulación de la práctica en la calle sigue siendo la misma que en la fase 0, aunque Galicia ha avanzado a la fase 1, manteniéndose las restricciones: tanto en las franjas, como en los desplazamientos (sin uso de un vehículo). La ventaja de un deportista federado al practicar deporte en espacios públicos radica en que puede hacerlo dos veces al día dentro de las franjas y desplazarse en coche o en transporte público dentro del municipio.

¿Cómo se explican las contradicciones?

«Un deportista no federado no puede coger el coche para ir a hacer deporte en espacios públicos, ni siquiera dentro del mismo municipio, porque así lo prohíbe la orden 380, que regulaba los paseos y el deporte en la vía pública durante la fase 0, pero sí se puede desplazarse uno ya para ir a una terraza, porque ahora se han regulado nuevas actividades, también las que se realizan en los centros deportivos», diferencia Rafael Alonso, del Bufete Alonso Martínez, al que acuden estos días decenas de entidades deportivas para solicitar sus servicios.