El regreso del fútbol continúa en el aire en una Europa dividida

Mientras en Francia la liga se dio por acabada y en España crece la desconfianza entre los clubes, la Bundesliga conocerá hoy si obtiene permiso para volver


redacción / agencias

Las grandes ligas planifican una desescalada futbolística llena de incertidumbre. Casi dos meses después de que el balón se detuviese por la pandemia del coronavirus, los principales torneos trabajan en su reactivación. Con el tiempo corriendo en contra y protocolos pendientes de validación en algunos casos, los responsables de los campeonatos intensifican las reuniones con el propósito de completar la temporada, anteponiendo así el interés económico a la seguridad de los jugadores.

La epidemia se ha cobrado bajas como la de la Eredivisie holandesa o la Ligue 1 francesa, pero otras se resisten a sucumbir pese a la amenaza del patógeno que ha puesto en jaque al planeta. Mientras la Liga española engrasa la maquinaria y fija mediados de junio como objetivo para volver a competir a puerta cerrada, a pesar de que crece el temor entre los futbolistas, este es el retrato de una Europa dividida que mantiene en vilo el regreso del fútbol.

De los campeonatos que integran el denominado Big Five, el alemán es el que presenta un panorama más cercano al regreso. Pese a que los test a los que se han sometido los 36 clubes de la primera y la segunda categoría del fútbol germano revelaron una decena de positivos por coronavirus, la liga alemana confía en obtener hoy luz verde para su reanudación en una reunión telemática entre la canciller, Angela Merkel, y los dirigentes de los länder. Todo apunta a que será así y la agencia Reuters avanza el 15 de mayo como fecha. De lograr ese aval político, la Bundesliga sería el primero de los grandes torneos de Europa en ponerse en marcha. Otros campeonatos de menor prestigio, como el portugués, el polaco o el húngaro, tienen ya fechas de vuelta, a finales de mayo y a puerta cerrada.

La Serie A, en la cuerda floja

Mientras tanto, en Italia los equipos comenzaron el lunes a volver al trabajo. Sin embargo, el regreso de la competición camina sobre el alambre. El protocolo no termina de convencer al gobierno italiano y las declaraciones de algunos dirigentes revelan grietas dentro de esa unidad arrancada a los clubes para solicitar la reactivación de una industria que mueve una cifra de negocio de 4.700 millones de euros. Para este viernes hay prevista una reunión de la federación italiana (FIGC) que podría ser determinante, pero el ministro de Deportes transalpino sigue temporizando. «A finales de mayo se podrá decir si se reanudará o no la Serie A. Hace falta un poco de paciencia», aseveró ayer Vincenzo Spadafora, que pese a no querer seguir el ejemplo de Francia y clausurar el campeonato, advirtió que solo permitirá reanudarlo si hay suficientes garantías sanitarias. De no poder comenzar en la segunda semana de junio, las doce jornadas pendientes podrían irse al limbo.

Hasta el momento, la Ligue 1 ha sido la única de las grandes ligas que se ha visto obligada a cancelar una vez que el gobierno francés bajó la persiana de la campaña 2019-20 para los deportes profesionales.

Para compensar las pérdidas económicas, la asociación de clubes aprobó el lunes la suscripción de un préstamo garantizado por el Estado por un montante de 225 millones de euros.

El PSG, coronado campeón, estudia opciones para disputar la Champions League si esta se reanuda, pero la inactividad pondría a sus estrellas en desventaja respecto a los equipos de otros torneos que sí se retomasen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El regreso del fútbol continúa en el aire en una Europa dividida