España se empeña en acabar la Liga mientras Europa se rinde al virus

El campeonato español traza un plan rocambolesco anteponiendo el dinero a la seguridad


Con retrasos, motines, amenazas, polémicas sociales y ninguna garantía de éxito, el fútbol en España, se prepara para volver.

En Primera División todavía deben jugarse 100 partidos más para poder finalizar la temporada. En Segunda, con el play-off incluido, la cifra se eleva hasta los 116. Un mundo por recorrer y, como en una novela de Verne, con plazo límite para completar la gesta. La fecha la marcó la UEFA. El 31 de julio las competiciones deberían estar terminadas. Un reto difícilmente asumible, pero que la competición doméstica española está obcecada en afrontar pese a que muchas de la Ligas de su entorno ya han desistido.

ESPAÑA

Obsesión por acabar para evitar una sangría económica

Desde la Liga no tienen otra obsesión que la de acabar el campeonato y la razón no es otra que los millones que hay en juego. Y mete presión ante cualquier escenario que no sea ese. Javier Tebas, presidente de la Liga, prometió hace unos días descensos aunque no pueda finalizarse el campeonato, mientras que Jaume Roures, presidente de Mediapro, empresa que hacer llover el dinero de las televisiones, atacó directamente al bolsillo. «Nosotros, si no se disputan los partidos no pagamos», dijo. Aprietan pese a que anular la competición y reiniciar la próxima con los mismos integrantes solventaría gran parte de los problemas que hay actualmente sobre la mesa: evitaría la resolución del campeonato a puerta cerrada, los contagios, problemas jurídicos con los contratos, haría innecesario obligar a un reajuste masivo del calendario y daría normalidad a la próxima campaña. Serviría también para aplacar la indignación social por un uso masivo de test que escasean para la ciudadanía y que evidencia la posición privilegiada de los jugadores. Y, ya de paso, la anulación calmaría las aguas en los vestuarios, cada vez más turbias al ver que el negocio se prioriza a su salud.

BÉLGICA

El primer torneo en bajar el telón pese a la UEFA

La Liga belga fue la primera en entender que la ingeniería de calendario y los ajustes presupuestarios no merecían la pena y decidió unilateralmente cancelar la campaña y dar por campeón al Brujas en un curso sin descensos. La UEFA le paró los pies. Pero con el paso del tiempo y el avance de la pandemia, al organismo no le ha quedado más remedio que asumir que la situación se escapaba de sus competencias. Este sábado, los clubes belgas se reunirán para, previsiblemente, constatar el final de la campaña y debatir si el título queda desierto o si el Brujas obtiene su decimosexto entorchado. La Liga se paró a falta de una sola jornada para el final de la temporada regular y el Brujas aventaba al Gent en 15 puntos.

HOLANDA

Cancelada ante las restricciones sanitarias

La Eredivisie 2019-2020, obligada por las restricciones sanitarias del ejecutivo neerlandés, se anuló sin campeón ni equipos que pierdan la categoría. Fue la decisión que tomó la máxima competición de los países bajos después de que el gobierno decidiese prohibir hasta mediados de julio todos los actos al aire libre que precisasen de permisos especiales, una categoría en la que entraba evidentemente el fútbol. La pandemia privó al Ajax de un nuevo título pero le supuso el pasaporte a la Champions junto al PSV y concedió la salvación al Waalwijk y el ADO Den Haag.

FRANCIA

Título para el PSG y descensos de Toulouse y Amiens

La Liga francesa, según informó la propia LFP, aprobó ayer echar el cierre al curso futbolístico dando dar por campeón al PSG, que suma su tercer campeonato consecutivo —el séptimo en ocho temporadas— y decidir sus representes en competiciones europeas basándose en un cómputo de puntos por partido. Sí habrá descensos. Toulouse y Amiens —que ya ha anunciado que recurrirá la decisión— perderán la categoría, mientras que el Nimes, que ocupaba puestos de promoción, se salvará al no disputarse.

ITALIA

La falta de acuerdo encamina a la Serie A a la anulación

El país con más fallecidos por COVID-19 de toda Europa, el primero que cerró sus estadios y el primero que tuvo que enfrentarse al virus dentro de sus vestuarios profesionales se encamina irremediablemente hacia su cancelación.

Al gobierno de Conte le sobran las ganas de detener la pelota y declarar nulo el curso. El ejecutivo italiano ya ha anunciado que clausurará la Serie A si no hay acuerdo sobre los protocolos sanitarios para el regreso y la Lega acató y aceptó ayer la decisión sin rechistar, por lo que la anulación del curso parece precipitarse «por razones de evidente emergencia sanitaria».

INGLATERRA

El Liverpool era virtual campeón cuando se canceló

La Premier se pone el difuso horizonte del 8 de junio para su vuelta, sabiendo que no se generaría demasiado revuelo si tuviese que acabar declarando campeón al Liverpool sin volver al césped. Los reds aventajan al Manchester City, segundo clasificado, en 25 puntos.

ALEMANIA Y PORTUGAL

Las únicas grandes ligas que parecen cercanas a volver

Solo la Liga portuguesa y la Bundesliga, que ayer comenzó a hacer test a sus futbolistas, parecen encaminadas a acabar el curso. Desde los medios germanos se aventura que el campeonato podría retornar el próximo 9 de mayo. Fechas similares a las que quiere llegar España, con la diferencia de que cuenta con casi 20.000 muertos más que Alemania.

Por su parte, Portugal —que no llega a los 1.000 fallecidos— anunció ayer el visto bueno a que el fútbol regrese el último fin de semana de mayo a expensas de que se apruebe el protocolo por parte de las autoridades sanitarias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

España se empeña en acabar la Liga mientras Europa se rinde al virus