La federación pretende arrebatar a Miguel Alvariño la plaza olímpica que ganó

El deportista pontés logró su puesto en el selectivo de la RFETA, que ahora quiere anular el compromiso y abrir otro clasificatorio para Tokio


Redacción

La Real Federación Española de Tiro con Arco (RFETA) pretende arrebatar al pontés Miguel Alvariño la plaza olímpica que ya ganó para los Juegos de Tokio 2020 en un complejo proceso selectivo que duró seis meses. Con el pretexto del aplazamiento del gran evento deportivo al verano del 2021, quiere anular la decisión que ya había adoptado de forma oficial el pasado febrero. Así se lo hizo saber la comisión técnica de la RFETA a los integrantes del equipo nacional a través de un comunicado. El entorno del deportista gallego ya se ha puesto en marcha para defender sus intereses ante lo que considera «un atropello» que vulnera todos sus derechos.

Como en un gran número de deportes, el proceso clasificatorio para los Juegos otorga las plazas a los diferentes países. Las distintas federaciones nacionales arbitran los mecanismos para definir qué deportistas utilizan finalmente los puestos conseguidos. En el caso de la prueba individual de arco recurvo, España logró la clasificación gracias al resultado obtenido por Pablo Acha. Se abrió entonces un proceso para definir qué arquero representaría a España en Tokio 2020. Ese complejo clasificatorio diseñado por la RFETA terminó con la victoria de Alvariño. La plaza quedó asignada de forma oficial, por los resultados de los seis meses anteriores, al deportista pontés. Alvariño, además, destaca de largo como el arquero español más laureado, gracias a un palmarés que incluye su victoria en la final de la Copa del Mundo del 2015, su presencia en Río 2016 y su oro en los Juegos Europeos de Bakú 2015.

Alvariño lleva años de meticulosa preparación, antes con Manolo Buitrón como entrenador y ahora con Xaquín Mira, siempre desde As Pontes, donde encuentra el entorno y las personas de confianza idóneas para progresar y rendir al máximo nivel internacional. Hace unas semanas, como consecuencia de la concesión de la plaza olímpica, firmó un extenso documento que le compromete a afrontar la preparación para los Juegos de Tokio 2020 de la forma más profesional, con un complejo entramado de cláusulas que debe cumplir. Lo que no entraba en sus planes era que la federación anulase su propio proceso de clasificación cuando ya había concluido.

«Estando ya fijadas las fechas para la celebración de los JJ. OO. de Tokyo 2020 para el 23 de julio de 2021, y siguiendo la misma política de objetividad y búsqueda de garantizar la mejor representación posible en unos JJ. OO., la actual plaza para representar a España en los JJ. OO. de Tokyo, se asignará al deportista que obtenga el primer puesto en el Sistema de Selección 2020-2021», indica el escrito firmado por la Comisión Técnica de la RFETA.

Para arrebatar la plaza ya concedida a Alvariño, la federación española apela a la búsqueda del óptimo estado de forma de sus representantes de cara al 2021, pese a que admite la posibilidad de reducir a «una única prueba clasificatoria» el proceso todavía pendiente de diseñar. En ese nuevo escenario, no aclara si ponderará de algún modo los méritos conseguidos hasta ahora por los arqueros españoles. «El objetivo no será otro que el de garantizar la participación de nuestros equipos, en las mejores condiciones posibles, en las pruebas de referencia del año 2021 y todos podamos trabajar con motivación y objetivos claros», indica la notificación, sin concretar más.

Mientras, Alvariño mantiene su espartana rutina de preparación en As Pontes, con sesiones individuales en su casa y entrenamientos por videoconferencia siguiendo las indicaciones de los responsables del equipo español de arco recurvo, que aún aspira a la clasificación por conjuntos para los Juegos de Tokio 2020, aplazados al verano del 2021.

El COI exige respetar los procesos de clasificación ya completados

Desde que decidió aplazar la cita de Japón, el Comité Olímpico Internacional (COI) aclaró que el evento del verano del 2021 será el mismo que ahora queda pospuesto, es decir, el de Tokio 2020. Y exigió a las federaciones internacionales que respeten las plazas ya asignadas a los distintos atletas y países. Porque el del 2021 no será un evento nuevo, sino el que ahora se reubica como consecuencia de la crisis del coronavirus. De hecho, un 57% de las plazas de los próximos Juegos ya estaban asignadas cuando se decidió el aplazamiento.

Que una federación nacional, como la española de tiro con arco, pretenda anular su propio proceso selectivo para iniciar uno nuevo iría contra el espíritu fijado por el COI como criterio general, el de mantener las plazas ya asignadas.

De hecho, algunas de las federaciones olímpicas españolas más laureadas apuntan en esa dirección, aportando tranquilidad a sus deportistas y respetando la seguridad jurídica de los procesos de clasificación ya concluidos. Una de las primeras en aclarar que las plazas ya otorgadas se mantienen en los mismos regatistas fue la de vela. De esta forma, tres representantes gallegos, Támara Echegoyen, Iago López y Nico Rodríguez, pueden prepararse para Tokio sin una incertidumbre ya añadida a la propia que aporta la pandemia.

Lo mismo sucede con las plazas ya otorgadas por el piragüismo español a los representantes de eslalon, Ander Elosegi, Maialen Chourraut y David Llorente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La federación pretende arrebatar a Miguel Alvariño la plaza olímpica que ganó