El coronavirus podría cargarse una tradición de 75 años de Teresa Herrera

La imposibilidad de celebrar las bodas de platino con público hace que Concello y Deportivo sopesen no celebrarlo por primera vez en la historia


a coruña / la voz

Una época de penuria sirvió en 1946 para que naciera el Teresa Herrera. Otra, generada por una pandemia, puede provocar en el 2020 que se suspenda por primera vez en su historia. De esta forma, el decano de los torneos veraniegos va camino de no poder disfrutar de las bodas de platino. Al menos, este año.

La previsión anunciada por el gobierno de que hasta el próximo año no se podrán celebrar acontecimientos deportivos con una masiva presencia de público ha provocado que el trofeo futbolístico se encuentre en la cuerda floja.

Desde que el 31 de julio de 1946, el Sevilla se impuso al Athletic Club de Bilbao (3-2) estrenando el palmarés del torneo, no ha habido un solo ejercicio en que el estadio municipal de Riazor no haya disfrutado de esta cita anual.

Hasta este 2020, en el que solo un cambio de rumbo en las decisiones gubernativas parece que permitiría la disputa del decano de los torneos.

El Teresa Herrera no está todavía suspendido. Ni lo estará en las próximas semanas. De hecho, Concello y Deportivo todavía no se han sentado para alcanzar un acuerdo. Sin embargo, son varias las circunstancias que indican que en cuestión de semanas, meses a lo sumo, la suspensión será una realidad.

Un cartel especial

La idea inicial es que esta setenta y cinco edición sirviera para revitalizar un torneo que Lendoiro hizo de menos con la llegada del siglo XXI. La intención del concello y del Deportivo era darle un buen empujón y que su cartel volviera a lucir con orgullo por las calles coruñesas.

La primera circunstancia que juega en contra de la celebración del mismos es que aún se desconoce como será el calendario veraniego a nivel de competición. Sin saberse cuando se acaba la Liga, es imposible planificar una fecha para la disputa del torneo. Por parte de ayuntamiento y club no habría problema en posponerlo como sucedió hace dos temporadas, cuando las obras de la cubierta del estadio impidieron su celebración en verano.

Sin embargo, fuentes de ambas instituciones reconocen que, en estos momentos, no le ven mucho sentido a organizar un festejo de estas características si no es para el disfrute de los aficionados coruñeses. Y eso que en la época en la que las cesiones de Abreu condicionaban el cartel del mismo, llego a haber apenas mil espectadores en las gradas. Pero esta circunstancia no está prevista que se produzca este año.

Durante las 74 ediciones, el Teresa Herrera pasó por disputarse en forma de final directa, a cuadrangular e incluso triangular. Se jugó en mayo, junio, julio, agosto, septiembre... Hasta en noviembre. Con rivales de mayor o menor caché, pero siempre acudiendo a una cita fija en el calendario deportivo coruñés.

Ahora, con esta previsible decisión (no está definitivamente tomada) el prestigioso torneo -iba a cumplir este año también su séptima edición en la categoría femenina- no dice adiós, sino un hasta luego, ya que las diferentes fuentes consultadas por La Voz de Galicia sostienen que la intención es que en el 2021 se retome la disputa. «Es como cuando los Juegos Olímpicos pararon por las Guerras Mundiales. No dejaron de celebrarse, se retomaron con posterioridad y siguen celebrándose hasta hoy», aseguran.

Esa es la intención que existe con un prestigioso torneo que confía en cumplir algún día las bodas de platino.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El coronavirus podría cargarse una tradición de 75 años de Teresa Herrera