La burbuja del fútbol, más cerca de estallar

Los graves problemas de tesorería que ocasionará la pandemia a los clubes vaticina una fuerte contracción del mercado de fichajes a corto plazo

DPPI AFP7 Europ

colpisa / afp

¿La pandemia del coronavirus precipitará el estallido de la burbuja en el fútbol? «Sí», estiman los expertos interrogados por la agencia AFP, pero sólo «a corto plazo» si no se implanta una «regulación» para limitar la inflación dominante la última década. El próximo «traspaso del siglo» deberá esperar. A falta de compradores, joyas como Kylian Mbappé (21 años), Jadon Sancho (20 años) o Erling Haaland (19 años), principales candidatos para batir el récord de Neymar (222 millones de euros en 2017), cuentan con muchas papeletas para permanecer en París el primero y en Dortmund los otros dos tras el próximo mercado de fichajes, salvo que haya una improbable rebaja en su precio de traspaso.

«Por una razón sencilla: los clubes sufrirán graves problemas de tesorería. Con la incertidumbre sobre los derechos de televisión y los ingresos por patrocinio se hará muy complicado acometer compras de calado, especialmente en Inglaterra y en España, campeonatos que mandaron en los mercados estos últimos años», explica Jean-Pascal Gayant, economista del deporte. «Pagar 100 millones de euros por un jugador la próxima temporada, nadie ni lo imagina en España», apoya su homólogo Fernando Lara, profesor de la Universidad de Navarra.

Dinamitado en el loco verano europeo del 2017, el montante global de los traspasos pasó de 2.500 millones de euros en el 2012 a 6.800 millones de euros en el 2019, según un informe de la FIFA. Una cifra casi tres veces mayor en el espacio de siete años. «Las cantidades no podrán permanecer en el nivel actual en los dos o tres próximos años, porque todos los países estarán afectados», apunta el antiguo presidente del Bayern de Múnich Uli Hoeness.

Según un estudio del Centro Internacional de Estudios del Deporte de Neuchatel (Suiza), la crisis sanitaria, que provocó la interrupción de las competiciones, podría conllevar un descenso del 28% en el valor de traspasos de jugadores de las cinco grandes ligas europeas, pasando de 3.270 a 2.340 millones de euros. Como ejemplo, el PSG vería cómo el valor de su efectivo cae en 302 millones de euros (-31,4%), el Real Madrid en 350 millones de euros (-31,8%) y el Barcelona en 366 millones de euros (-31,3%) en el peor de los escenarios.

Efecto dominó

Así pues, se produciría un fuerte frenazo en el mercado de «jugadores top», lo que causaría un efecto dominó sobre los otros segmentos, «desde los jugadores intermedios hasta los más modestos», estiman varios actores del mercado. Las principales víctimas de la desaparición del «encantamiento dorado» de los traspasos serán los campeonatos de Portugal, Bélgica, Holanda o Francia, basados en un modelo económico dependiente del traspaso de jugadores gracias a unas acertadas políticas de captación y formación. Según un informe de la vigilancia financiera en el fútbol francés, la mitad de los clubes de la Ligue 1 obtuvieron plusvalías de más de 20 millones de euros gracias a los traspasos en la temporada 2018-2019. Para clubes como el Mónaco o el Marsella, que contaban con ventas en el próximo mercado de fichajes para disminuir su masa salarial, la perspectiva es poco esperanzadora. «Vista la situación internacional, un club será menos proclive a pagar la suma que necesitamos», vaticina el vicepresidente del Mónaco, Oleg Petrov.

¿Es preocupante a largo plazo?

«Cuando el fútbol vuelva a recuperar su posición, volveremos a esta inflación con salarios cada vez más altos, traspasos aún más onerosos. No creo que esto haga tambalear considerablemente el sistema», estima Jean-Pascal Gayant. «Una de las razones es que no creo que exista posibilidad de una regulación mundial o supranacional para que se haga de otro modo. Y el Brexit disminuyó aún más esa posibilidad en Europa», añade.

«Un paso atrás»

Para tratar de poner coto al exponencial crecimiento de salarios y de precios de traspasos, organismos como la FIFA y la UEFA consideran nuevas medidas, pero sin haber pasado a los hechos. Entre las ideas, un «impuesto de lujo» para los clubes que gasten demasiado o la limitación de las comisiones de los agentes. Es cierto que el «fair-play» financiero, órgano de control impulsado por la UEFA en el 2011, permitió sanear las cuentas de los clubes. Pero «deberá probablemente adaptarse a una época diferente», reconoció el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, a comienzos de marzo, ante su incapacidad para impedir la concentración de talentos en las grandes ligas. «Podemos quizá aprovechar la crisis para reformar el fútbol dando un paso atrás», lanzó Gianni Infantino, presidente de la FIFA, hace unas semanas en La Gazzetta Dello Sport. ¿Un anuncio de grandes cambios a la vista?

El virus del fútbol: ERTE para fichajes millonarios

Alexandre Centeno

Desde hace cuarenta días, España está viviendo una crisis sanitaria y económica tan obscena como inmerecida, que está retratando a la estirpe política que gobierna el país. En este despropósito, el fútbol parece dispuesto a hacer sombra a los gobernantes y asumir un papel protagonista en una obra que, si no fuera porque se está llevando por delante miles de vidas, podría calificarse de sainete.

Esa máquina de hipocresía que es el fútbol no ha dudado en quitarse la careta en un momento tan complicado como el actual y mostrar el egoísmo que siempre lo ha caracterizado. Empezando por los dirigentes y terminando por los propios futbolistas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La burbuja del fútbol, más cerca de estallar