La UEFA se plantea eliminatorias de Champions a partido único

Los cruces de las competiciones europeas se disputaríán en agosto, tras concluir, cuando sea posible, las nacionales, también a puerta cerrada.

Pro Sports Imag A

Colpisa

Con las competiciones europeas y nacionales paralizadas desde hace más de un mes y con la incertidumbre de cómo y cuándo podrá reanudarse el fútbol, la UEFA y la Asociación de Clubes Europeos (ECA) se plantean que las eliminatorias de cuartos y semifinales de la Champions y de la Europa League se disputen a partido único a puerta cerrada. A falta de resolver las eliminatorias de octavos de la Liga de Campeones con los partidos Manchester City-Real Madrid, Barcelona-Nápoles, Juventus-Lyon y Bayern-Chelsea, la máxima competición continental prevé que las ligas nacionales se jueguen en julio y, una vez terminados los campeonatos domésticos, la Champions y la Europa League se retrasen a agosto.

En el mejor de los escenarios las competiciones nacionales podrían concluir en julio, con lo que al mes siguiente, después de cerrarse los octavos de final en Europa, cuartos, semifinales y final de Champions se podrían concentrar en sólo un par de semanas, según anunció este lunes la 'Cadena Ser', que desveló el planteamiento de calendario que estudian la UEFA y la ECA. Los cruces a un solo partido se disputarían todos ellos sin público y en campo neutral, al igual que deberán jugarse sin presencia de espectadores los encuentros de vuelta de octavos. Los vencedores de dichas eliminatorias se sumarán al Atlético de Madrid y al PSG, los últimos triunfadores en una competición ya entonces sacudida por el coronavirus y frenada por la imparable propagación la pandemia. En la Liga Europa quedan por resolverse todas las eliminatorias de octavos. En el caso del Sevilla y el Getafe ni siquiera pudieron disputar sus partidos de ida de octavos, contra la Roma y el Inter, respectivamente, cuando en Italia crecen las dudas, y no es en el único país, sobre si podrá concluir o no la Serie A.

En España, LaLiga prevé aún que el campeonato, en Primera y Segunda División, se reanude el 29 de mayo o el 6 de junio, según reconoció recientemente Javier Tebas, pero dado que el estado de alarma se prolongará más allá del 26 de abril, al menos durante dos semanas más, hasta casi mediados de mayo, como mínimo, seguramente no podrán cumplirse las alternativas más optimistas. «Las perspectivas de futuro de la pandemia, a día de hoy, no son buenas. Cuando se haya encontrado una vía segura para salir de esto, y las autoridades sanitarias serán las que lo tengan que decidir, habrá que hacer una vuelta que ha de ser segura, desde el punto de vista de la salud, proporcionando pautas también desde el punto de vista de la preparación física. Con el único interés de proteger la salud del jugador y evitar que haya un número elevado de lesiones como ocurre siempre después de un período de pausa», reconoció hace tan sólo una semana ante la comisión de seguimiento de la FEF la directora de los servicios médicos de la FEF, la doctora Helena Herrero. «Estamos trabajando mucho y muy preocupados por la vuelta a la competición para que se haga de manera segura. Sigo siendo muy pesimista en torno a lo que estamos viviendo», admitió.

«Volverán, pero no como gesto insolidario» «Para las competiciones europeas, estamos considerando volver a jugar el 28 de junio. Con estas fechas, obviamente, hay tiempo para comenzar a entrenar de nuevo respetando el protocolo de reanudación de la actividad que hemos diseñado para la Liga», aseguró Tebas el mismo día de la última reunión de seguimiento. Sin embargo, cuando los futbolistas precisarán de una mini-pretemporada de al menos alrededor de dos semanas y aún no pueden incorporarse a los entrenamientos en sus instalaciones, porque así lo prohíbe el decreto del estado de alarma, el Gobierno, a través de la secretaria de Estado para el Deporte, Irene Lozano, se encargó de recordar el lunes que «volverán los entrenos, pero no como gesto insolidario o irresponsable del fútbol, sino como un peldaño más en el camino de una sociedad que recuperará poco a poco la normalidad».

Este lunes, después de que la Real Sociedad diese marcha atrás el día anterior tras haber anunciado que este martes reabriría Zubieta para que sus jugadores pudiera entrenar de forma individual, en Segunda, el Fuenlabrada tuvo que suspender los controles de medición de grasa que tenía previsto llevar a cabo en las instalaciones del estadio Fernando Torres. El fútbol también deberá seguir esperando.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La UEFA se plantea eliminatorias de Champions a partido único