Un virus que daña al deporte gallego


La crisis sanitaria provocada por un virus apodado COVID19 no dejará a nadie inalterable y las consecuencias presagian un futuro económico incierto. Sin embargo, esto no debe impedir que nos preguntemos en qué y cómo perjudicará la crisis al sistema deportivo de Galicia. Ha obligado a suspender las competiciones, incluso afectando a los Juegos Olímpicos. El tejido asociativo, desde el más humilde club hasta el que es propietario de instalaciones, quienes participan en competiciones de carácter aficionado o profesional, hasta las federaciones, tienen confinadas sus fuentes de ingresos, Al igual que los gimnasios «tradicionales» y centros deportivos privados que han tenido que cerrar sus instalaciones.

Los servicios deportivos municipales se pueden ver afectados, si se produce un recorte de su presupuesto, como ya ocurrió en la anterior crisis del 2008. Esta circunstancia provocará que los ayuntamientos no puedan ayudar a las pequeñas asociaciones y clubes de su ámbito territorial, que constituyen la parte más débil del sistema deportivo.

Es imprescindible, por lo antedicho, una coordinación de la Secretaría Xeral para o Deporte y las cuatro diputaciones, para un Plan Especial de Ayuda Pública al deporte gallego en sus diversas y diferentes realidades, para que no quede nadie fuera o que se reduzca a medidas que socorran únicamente a las federaciones deportivas o al deporte de alto nivel.

Eduardo Blanco Pereira es profesor de la Universidade da Coruña

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un virus que daña al deporte gallego