Javier Guillén: «La primera opción es que las etapas gallegas se celebren los días previstos»

El director de la Vuelta Ciclista a España descarta reducir la carrera a dos semanas, aunque se muestra flexible a poder cambiar las fechas


Redacción / La Voz

Con el ciclismo paralizado hasta el 1 de junio, con las clásicas de primavera y el Giro suspendidos y el Tour amenazado, y con la UCI anunciando que reorganizará el calendario «para proteger lo que da riqueza: las grandes vueltas», surgen voces que plantean en el horizonte muchos escenarios que afectarían a la Vuelta a España. Sin embargo, Javier Guillén (Madrid, 1972), director general de la ronda española, tranquiliza a la afición gallega, que tiene marcadas en rojo las tres etapas que deben celebrarse en la comunicad en septiembre.

-El ciclismo vive un momento complicado.

-Pues sí, no son momentos fáciles. Vivimos con una gran preocupación por todos los eventos cancelados. Miramos con esperanza la luz que hay al final del túnel para poder sacar adelante las carreras que no han sido suspendidas y con la ilusión también de que se pueda recolocar alguna de las pospuestas. Tenemos que estar preparados para cuando pase esta crisis sanitaria.

-El coronavirus irrumpió con fuerza justo cuando comenzaba la parte más importante de la temporada ciclista.

-Sí, fue un mazado la suspensión de pruebas como el Giro de Italia o la Milán-San Remo, y aquí en España con grandes carreras como la Volta a Cataluña, la Vuelta al País Vasco o la Vuelta a Asturias. Justo cuando estábamos en la rampa de salida, parón en seco, incertidumbre, y a ponernos a trabajar para poder salvar lo que resta de temporada, que yo, por supuesto, soy optimista.

-¿Podrá disputarse la Vuelta a España, con sus tres etapas gallegas, tal y como estaba previsto?

-Esa es la idea. Estar encuadrados en el calendario en el mes de agosto nos facilita las cosas. Pero aquí quien marca los tiempos es la pandemia. Lo primero es la salud, pero yo estoy trabajando para que la Vuelta salga el 14 de agosto. También es verdad que esto no es lo que quiera solo el director de la Vuelta. Estamos dentro de un calendario internacional y tenemos que estar atentos no solo a lo que pasa en España, también en el resto del mundo. Nosotros convivimos con otras carreras, como puede ser el Tour de Francia, que es lo que más nos preocupa en estos momentos, por la necesidad que tenemos de que la mayor carrera se saque adelante por la sostenibilidad de los equipos. Y a partir de ahí, sí, tenemos la esperanza de que haya Vuelta, no sé en qué escenario, aunque la primera opción es salir el 14 de agosto y terminar el 6 de septiembre. Si luego hay que moverse, nos moveremos, pero no hay nada clarificado.

-La UCI habla de hacer un nuevo calendario.

-El presidente de la UCI hace lo que tiene que hacer. Estar en contacto con todos los operadores del ciclismo para que se hagan todas las carreras que están pendientes y recuperar algunas de las suspendidas. Es una labor muy difícil, porque tampoco tiene certidumbre sobre lo que vaya a pasar.

-¿Le mostraron preocupación desde Galicia sobre lo que va a ocurrir con las etapas gallegas?

-Yo estoy en contacto con todas las instituciones que conciernen a todas las etapas de la Vuelta. Ellos ahora mismo, como debe ser, tienen otras preocupaciones, el día a día consume sus pensamientos. Sería muy frívolo por mi parte establecer ahora un debate con ellos sobre lo que va a pasar con las etapas, que además a día de hoy se van a hacer como estaban previstas.

-En las últimas semanas se han lanzado ideas al aire. Desde crear una «supervuelta» que incluya las tres grandes a reducir el Giro y la Vuelta a solo dos semanas. ¿Le gusta alguna?

-Ninguna. Estamos en tiempos excepcionales y no dude de la buena fe de todos para que haya temporada. Pero una cosa es teorizar y otra llevarlas a la práctica. El calendario tiene tres carreras de tres semanas basado en eso, que son tres semanas. Si luego hay que hacer reajustes, seremos nosotros los que lo decidamos, pero yo no he oído a ningún organizador hablar en ese sentido. No lo deseamos y además es imposible crear una supervuelta por Italia, España y Francia. Una gran ronda requiere de año a año y medio de preparación. Además, no sé por qué tenemos que renunciar a tres grandes para hacer una sola.

-¿Empezar en Países Bajos esta Vuelta es una complicación añadida?

-No, no lo complica más que si fuera otro lugar. Y máxime habiéndolo trabajado desde hace años. De la Vuelta 2020 esa es la parte más trabajada. La única cuestión adicional es que deberemos ajustarnos a las medidas sanitarias que implante cada país y es a lo que estamos en estos momentos. España e Italia son los países más afectados y ven la luz al final del túnel. La recuperación en el resto se supone que será más rápida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Javier Guillén: «La primera opción es que las etapas gallegas se celebren los días previstos»