Anular la temporada, la medida más justa en caso de que no se complete

Miguel Juane CORONAVIRUS

DEPORTES

MARCELO DEL POZO | REUTERS

Ante la falta de reglamentación al respecto en fútbol y baloncesto, cualquier otra medida sería perjudicial

01 abr 2020 . Actualizado a las 14:39 h.

Mucho se está especulando sobre el incierto futuro, así como sobre las posibles soluciones de las competiciones deportivas que se han visto suspendidas por una circunstancia sobrevenida y tan inesperada como ha sido la de la pandemia del COVID-19 y los efectos que de la misma se están derivando. Son muchos los intereses económicos en juego: patrocinios, salarios, derechos televisivos, derechos de los socios, apuestas... además de los deportivos: prestigio, gloria o emoción de las aficiones, entre otros.

Desde una perspectiva estrictamente jurídica, no existe una solución apriorística programada para algo tan impensado, cuyas consecuencias se antojan imprevisibles.

En algunas especialidades deportivas existen soluciones ya predeterminadas, y aquí está la clave, para declarar un resultado definitivo si la prueba no llega a su fin, por circunstancias también sobrevenidas tales como fenómenos atmosféricos o exceso de un determinado lapso de tiempo. Así sucede por ejemplo en las carreras de automovilismo o de motociclismo, en las que si se suspende una prueba de motos por una tromba de agua, una vez que hubiese transcurrido un número mínimo de vueltas; o en F1, si se alarga la prueba más allá de dos horas, por diversas circunstancias inesperadas o no programadas. En esos casos, se da como resultado definitivo el del último paso por línea de meta. Pero insisto, ya está así previsto antes del inicio de la competición.