Italia, dispuesta a jugar en agosto para terminar la temporada

La federación transalpina descarta cancelar el campeonato y otorgar el título al líder de la Serie A, la Juventus


El presidente de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC), Gabriele Gravina, ha reconocido que quiere que la temporada de la Serie A prosiga, aunque termine en agosto. «Haremos cuanto podamos para que el campeonato llegue al final. Si es necesario pediremos a la UEFA y a la FIFA que vayan más allá del 30 de junio y que se juegue en julio o agosto», declaró Gravina a Radio Marte. «Es prematuro pensar en una fecha, pero debemos seguir siendo optimistas, incluso por la salud de los italianos», añadió.

Este jueves, el influyente presidente del Torino, Urbano Cairo, estimó en cambio que no es deseable ir más allá de finales de junio. «Es normal intentar encontrar soluciones, pero la voluntad de terminar la temporada no debe llevarnos demasiado lejos en las fechas», dijo en una entrevista a La Gazzetta dello Sport. «Considero que el 30 de junio es un límite a no franquear (...) Sufrimos esta temporada estropeada pero no debemos arriesgarnos a estropear también la siguiente. Julio me parece que es una hipótesis que puede complicar las cosas», añadió.

Todos los deportes en Italia han sido suspendidos hasta el 3 de abril debido a la pandemia de coronavirus, que también obligó a aplazar la Eurocopa 2020 y los Juegos Olímpicos de Tokio. La semana pasada, el presidente de la FIGC dijo que esperaba que la Serie A pudiera reanudarse el fin de semana del 2 de mayo. Para jueves estaba prevista una reunión entre representantes de la liga italiana, la FIGC, el sindicato de jugadores, los entrenadores y el gobierno para hacer una evaluación.

Gravina ha descartado la posibilidad de cancelar el final de la Serie A o de otorgar el título al líder de la clasificación cuando se suspendió la temporada, la Juventus de Turín. «Esto conduciría a un escenario desagradable. Seguiré rechazando estas opciones mientras sea posible», dijo.

Las seis semanas negras del «calcio»

pedro barreiros
DPPI AFP7

Desde las primeras dudas, a la actual cancelación, o las ansias de varios clubes por volver ya a los entrenamientos, el fútbol italiano afronta la alerta sanitaria con una montaña rusa de decisiones

El coronavirus convirtió Italia en la zona cero de Europa y su fútbol ha experimentado por anticipado todas las medidas que luego se propagaron por el resto de las grandes ligas. Ayer se cumplieron seis semanas del Atalanta-Valencia, considerado por los expertos como el detonante del contagio masivo en el norte italiano y su salto a España. Esta es una cronología de las idas, venidas y contradicciones que han puesto patas arriba el calcio.

 miércoles 19 de febrero

Atalanta-Valencia: la bomba biológica perfecta

En su histórico partido de los octavos de final de la Champions, el Atalanta estuvo arropado por 45.000 aficionados desplazados a Milán, donde coincidieron en el metro, los bares y compartieron cervezas con unos 2.500 hinchas del Valencia. El trepidante desarrollo del partido tampoco ayudó, con un gran número de goles (4-1), gritos y abrazos entre los asistentes. «Hoy sería impensable que se hubiese jugado con público. Ha pasado un mes desde ese partido. Los tiempos son relevantes», declaró Francesco Le Foche, jefe del hospital de enfermedades inmunoinfecciosas del Policlínico Umberto I en Roma a Il Corriere dello Sport.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Italia, dispuesta a jugar en agosto para terminar la temporada