Celta, Deportivo y Lugo, pendientes de la Liga para decidir si solicitan ERTEs

DEPORTES

CESAR QUIAN

Los 42 clubes del fútbol profesional mantendrán desde mañana diferentes encuentros a distancia para tratar de ir de la mano a la hora de actuar en la crisis provocada por el coronavirus

22 mar 2020 . Actualizado a las 08:02 h.

El Arousa fue el primer club de fútbol gallego que anunció la solicitud de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para paliar el agujero económico provocado por la crisis del coronavirus. En el deporte profesional, su camino lo han seguido dos sociedades anónimas deportivas de baloncesto: el Leyma Coruña y el Breogán de Lugo. Pero habrá más. El parón en las competiciones está suponiendo un golpe tan duro para los clubes que ya todos se han planteado diferentes medidas a adoptar. Entre ellos, los más representativos del fútbol gallego: el Celta, el Deportivo y el Lugo. Los tres están pendientes de una reunión por videoconferencia convocada por la Liga para tratar de hacer un frente común a la hora de adoptar diferentes medidas que puedan paliar en cierta medida la grave situación a la que se enfrentan muchas empresas españolas, entre ellas, las deportivas.

¿Cuál es la postura de los clubes gallegos?

Aunque de forma oficial, ninguno lo admite, el ERTE está sobre la mesa de los rectores del Deportivo, Celta y Lugo. Se ha hablado, tanto de forma interna como externa, y se está aguardando a las reuniones que esta semana se celebren con la Liga —la primera, mañana— para adoptar una decisión, que no necesariamente tiene por qué ser la misma en los tres casos.

Varias son las fórmulas que se barajan actualmente en los diferentes clubes y todas tienen sus pros y sus contras.

¿Los ERTES afectarían a las primeras plantillas?

La regulación temporal del empleo es la fórmula que parece más sencilla por las facilidades que el gobierno a ha dado a las empresas en general y el CSD, en concreto, ha trasladado a las entidades deportivas. Sin embargo, es una medida de carácter impopular y que genera dudas a la hora de establecer el ahorro que podría ocasionar a los clubes.

Muchos no prorratean el contrato completo a sus jugadores. Solo el mínimo exigido por la Liga (6.500 euros brutos en Primera y 4.000 en Segunda). Y ahí es donde surgen las discrepancias. Los expertos consultados por La Voz no coinciden a la hora de enjuiciar si el ERTE permitiría al club ahorrarse la parte proporcional del contrato anual o solo la del mínimo exigido por la Liga.

Los defensores de esta última posibilidad sostienen que acogerlos al ERTE no supondría un ahorro notable para los clubes, mientras que el perjuicio podría ser mayor porque en régimen de despido temporal no tendrían por qué someterse a la disciplina marcada por el cuerpo técnico de entrenamientos y cuidados, lo que, en caso de reanudarse la competición, resultaría perjudicial para el club.

Los que defienden que el ahorro por parte de la entidad sería la parte proporcional de la base de cotización anual, sí que ven un ahorro enorme que permitiría evitar despidos de profesionales no deportivos.

¿Se estudia una bajada de sueldo a los jugadores?

Sí. Es otro tema que está sobre la mesa, pero que tendría que ser consensuado. En la reunión de mañana de la Liga se va a estudiar la posibilidad de alcanzar un acuerdo con la AFE. El mismo incluiría una serie de pactos. Entre ellos, un gesto de los jugadores a la hora de bajarse un porcentaje de la ficha, algo que ya han hecho algunos clubes en otros países, como el Borussia Dortmund. Con esta postura, los futbolistas ayudarían a sanear la economía de sus clubes y se evitarían despidos de otros compañeros.