Irene Lozano desoyó la unanimidad del TAD contra el adelanto electoral en la Federación

DEPORTES

El CSD accede al deseo de Rubiales pese a que el informe de los juristas no ve motivos para que los comicios a la RFEF se celebren antes de lo previsto

08 mar 2020 . Actualizado a las 18:42 h.

Las elecciones a la asamblea de la Real Federación Española de Fútbol y la votación de la presidencia se celebrarán antes de lo que indica la Orden Ministerial que regula este tipo de procesos. Así lo filtraron el viernes por la tarde fuentes del Consejo Superior de Deportes (CSD), antes de que trascendiese el contenido del informe del TAD sobre si existían nuevos motivos para que las elecciones se celebrasen antes del verano. De esta forma, Irene Lozano, tan solo 35 días después de asumir la presidencia del CSD, desoye un segundo informe del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) contrario a la decisión. Su insistencia en contradecir por segunda vez la opinión del TAD, que tomó su decisión el viernes de forma unánime, causó una profunda sorpresa en círculos jurídicos y federativos, pese a que su criteiro no sea vinculante para el CSD.

¿Por qué decidió adelantar las elecciones Lozano?

Siempre según la versión filtrada desde el CSD, se escuda en que el adelanto facilita los trabajos de la candidatura conjunta de España y Portugal para organizar el Mundial del 2030 y en la participación de la selección española en el Mundial de fútbol sala que se celebrará en Lituania en septiembre.

¿Por qué beneficia el adelanto a Rubiales?

Las elecciones de la RFEF debían celebrarse en los dos meses posteriores al final de los Juegos de Tokio 2020, es decir, en septiembre u octubre. Tanto Iker Casillas, el único que adelantó su intención de optar a la presidencia, como cualquier presona interesada en hacerlo, manejaban ese margen para preparar una candidatura, de una complejidad enorme al requerir el apoyo de asambleístas de muy diferentes estamentos y territorios. Con el adelanto ahora autorizado, Casillas apenas dispone de tiempo para presentar su programa a los implicados y formar un amplio equipo. Ese problema, en la peculiar maquinaria que decide las elecciones federativas, le deja casi sin opciones de victoria.