Volvió el Madrid y al Barça le costó desequilibrar


El Real Madrid planteó un contexto inicial similar al del partido ante el City, optando por emparejarse y por la posesión adelantada. El City pretendió ganar ese espacio a la espalda de la defensa, pero el Barcelona prefirió recibir en posiciones intermedias y con un giro lograr una finalización ante Courtois.

En un principio, el Madrid no logra traducir su juego en peligro y, como no logra emparejarse, el Barcelona se permitió jugar en el campo rival y gozar de varias oportunidades. No las materializó y en la segunda parte se produjo lo sucedido durante veinte minutos de la primera pero con el Madrid volviendo de verdad y con el Barcelona sin encontrar respuesta para ello, ambos condicionados por el perfil de los alineados.

El Barcelona está en un punto en el que si no logra una situación ventajosa con Messi girado hacia la portería rival, no consigue desequilibraren partidos de este nivel.

La entrada de Braithwaite invita a pensar que la situación puede variar, pero en realidad no lo hace. Ya antes del primer gol, el Barcelona no da sensación de poder marcar, pero con el empate se diluye por completo. Todo se tendría que basar en una acción aislada no motivada por el juego o simplemente una acción individual de Messi.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Volvió el Madrid y al Barça le costó desequilibrar