El cambio radical de Belén Toimil

La mugardesa lanza el peso a 17,21 metros en pista cubierta tras pasar a la técnica giratoria y bajar 20 kilos


redacción / la voz

La vida de Belén Toimil (Mugardos, 1994) ha dado un giro radical. Justo después de estar casi una temporada parada por mor de una rotura del ligamento cruzado anterior de la pierna izquierda. Porque su regreso a la competición ha llegado avalado por un nuevo récord gallego de lanzamiento de peso en pista cubierta (17,21 metros) que sirve para dar el visto bueno a su cambio de técnica. Ahora se ha pasado al lanzamiento giratorio dejando a un lado el lineal que la acompañó durante toda su carrera deportiva. Un cambio que también llega acompañado de una transformación física ya que la gallega ha rebajado su peso en 20 kilos, algo nada habitual en los lanzadores de élite.

«Estoy supercontenta con esa marca porque no iba con expectativas de nada, Cambié la técnica de lanzamiento e iba un poco a ciegas, pero físicamente me he entrenado muy bien este invierno y salió y la verdad es que genial», comenta Belén, sobre su nuevo récord autonómico conseguido en Valencia en una competición que se presentaba como un test para mantener o descartar la técnica giratoria: «Llevaba en mente volver al lineal si no me salía pero ahora ya puedo confirmar que me cambio al giratorio. Aunque no lo tengo perfecto ya conseguí lanzar 17 metros y está muy bien, significa que funciona», comenta entre risas.

La revisión de su técnica de lanzamiento fue una propuesta de su entrenador en el CAR de León, Carlos Burón, y los resultados llegaron por la vía rápida aun con muchas cosas por pulir. «Creo que aporta más velocidad de cara al desplazamiento porque la técnica lineal es un salto y el 90 % de la fuerza se genera en la parte final, en lo que viene siendo el lanzamiento de parado, y en giratorio creas mucha más aceleración desde el principio», comenta Belén al tiempo que precisa que la técnica giratoria es la que utilizan en la actualidad la mayoría de los atletas de primer nivel.

La gran diferencia entre las técnicas aparece «sobre todo en el desplazamiento desde la salida porque para lanzar lineal yo me colocaba sobre la pierna derecha y hacía un salto hacia atrás, y ahora me tengo que colocar sobre los dos pies, girar sobre la pierna izquierda y a partir de ahí pega el giro, y ese giro principal lo tengo un poco atravesado pero voy trabajando poco a poco con calma».

Para poner en práctica este nuevo sistema le ayuda además su profundo cambio de físico. «No lo hice pensando en la nueva técnica, pero coincidió a nivel de tiempos. Comencé a ir a la nutricionista en octubre y ya perdí 20 kilos de grasa, de músculo estoy igual e incluso gané un poco, y creo que me ayuda a la hora de girar más rápido y de sentirme más ligera en el círculo y no tan pesada para lanzar. Es como que me siento más activa y no me cuesta tanto, se agradece también. Creo que las dos cosas van de la mano», indica Toimil Fernández, una de las grandas lanzadoras gallegas de la última década.

De la mano de su nutricionista el cambio en sus hábitos alimenticios resulta radical. «Cambié completamente mi manera de comer. No es que comiera fatal pero todo se puede mejorar y a nivel de rendimiento deportivo hay cosas que mejor evitar y otras que añadir que te pueden ayudar. Comencé en octubre cambiando hábitos poco a poco y luego con planes de comidas para bajar grasa y mantener y subir el músculo y todo está saliendo genial».

Antes de esa visita a la nutricionista, y como ejemplo, Belén desayunaba todos los días Nesquik con galletas «y ahora me hago unas tostadas de huevo con aguacate y cacao 0 %». Toda su mesa va orientada a que sean comidas saludables y que le sirva para «acercarme a unos niveles lo más atléticos posibles que me puedan ayudar, porque si peso 95 kilos y la mayor parte es músculo, eso me va a ayudar, y la grasa no va a empujar la bola». Argumento que pone en duda la creencia de que los lanzadores tienen que ser inmensos. En todos los sentidos.

«Me motiva ir a Tokio, hay que luchar por ello»

Un metro y 29 centímetros separan a Belén Toimil de la mínima en lanzamiento de peso para ir a los Juegos Olímpicos de Tokio (siempre que se celebren). La mugardesa asume la dificultad, pero no tira la toalla. «Es un año olímpico, está complicado porque la mínima son 18,50 metros. La voy a luchar obviamente, quién me dice que no puedo lanzar muy lejos este año con todos los cambios que estoy metiendo, pero luego hay la opción de entrar por ránking mundo. Tengo que jugar con las dos cosas: la mínima o hacer unas buenas actuaciones en las competiciones que me den puntos. Lo tengo como un objetivo».

Y la primera oportunidad para acercarse a la cita olímpica es el Campeonato de España absoluto que este fin de semana se celebra en Ourense. «Voy a lanzar lo mejor que pueda y a luchar por el oro», comenta Belén mientras confirma un óptimo estado de forma: «A nivel físico me encuentro súper bien, estoy entrenando muy bien y estamos haciendo un plan súper explosivo de cara a las competiciones».

Adiós a la lesión

Una nueva vida que le permite dejar atrás una larga lesión que le enseñó sobre todo a «tener paciencia». Porque Belén Toimil admite que ese tiempo parada resultó «un cambio drástico porque ves a tus compañeros que están con unos objetivos en mente y tu estás con tu rehabilitación». Aquella fase la superó con la ayuda del psicólogo deportivo y con un buen resultado al final del túnel: «No dejé de luchar por los objetivos y al final llegué al campeonato de España e hice marca personal de ese año y del anterior y fue como una señal de que ya estaba recuperada». Luego vino el cambio de técnica y de cuerpo. Un cóctel perfecto para su nueva vida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El cambio radical de Belén Toimil