Deportivo y Lugo: Reencuentro entre irreconocibles

Tres meses después del empate en el Ángel Carro, Lugo y Dépor vuelven a verse las caras con distintos técnicos y tras un vuelco en la clasificación


El domingo, cuando Deportivo y Lugo se reencuentren sobre el césped de Riazor (16 horas, Vamos), se cumplirán exactamente tres meses desde que se vieron la última vez. Pero hay veranos que cambian menos a los equipos que este trimestre.

Distinto entrenador en uno y otro banquillo, titulares habituales completamente diferentes, un carrusel de entradas y salidas en el mercado de invierno y un vuelco clasificatorio que marca esta cita. Si el Deportivo era colista y el Lugo estaba fuera de los puestos de descenso en diciembre, las dos escuadras estrenarán el mes de marzo a la inversa. El Lugo es ahora el gato que trata de cazar al Deportivo, que está solo dos puntos por encima en la tabla. En caso de victoria, podría dejar en puestos de descenso a Segunda B a los herculinos.

Poco tendrán que ver las propuestas que ambos conjuntos presenten a sus respectivas aficiones con lo que se vio en el envite de la primera vuelta. Ni Luis César, ni Eloy Jiménez; Fernando Vázquez y Curro Torres. Lampropoulos, Somma, Luis Ruiz, Koné, José Carlos, Leuko o Iriome son otros de los que fueron titulares en la ida y que, por lesión, pérdida de protagonismo o porque simple y llanamente hicieron las maletas, en principio no estarán de inicio sobre el verde de A Coruña. Por no repetir, en el bando local no repite ni el presidente.

Tete Morente y Lebedenko dejaron el Ángel Carro en invierno y llegaron para reforzar el once Hacen, Carillo, Jaime Seoane y Kravets. Mientras, en A Coruña, entre una ristra de nombres aterrizaban dos jugadores ahora indiscutibles: Çolak y Sabin Merino.

A lo largo de la historia reciente ha habido derbis con dosis importantes de dramatismo. La pasada campaña, los lucenses, que trataban de ampliar ventaja con un descenso al que se asomaban, se impusieron al Deportivo de Martí por 1-0 haciendo tambalear sus opciones de promoción. Eso en la segunda vuelta, porque en la primera parte del campeonato un empate sin goles en el día de Reyes mostró los primeros síntomas de agotamiento del proyecto de Natxo González. Eran partidos importantes, pero ninguno con la relevancia para ambos como el que este domingo se juega a las 16 horas en el estadio de Riazor. El monstruo es la Segunda B. Una amenaza de la que ambos clubes tratan de escapar despavoridos desde prácticamente el inicio de Liga, cuando la competición reveló al Deportivo —en Lugo lo tenían claro desde antes de que echase a rodar el balón— que su objetivo este año sería tratar de salvarse.

Cinco partidos en Segunda División después, el Deportivo sigue sin lograr ganar a sus vecinos en partido oficial en el fútbol profesional. Sí lo hizo en Tercera División, en la temporada 1974-1975, categoría a la que los blanquiazules cayeron de manera exprés en dos campañas desde Primera —aún no se había creado la Segunda División B, un invento nacido en el año 1977—. Aquella campaña 74-75 fue la única ocasión hasta el curso 2013-2014 en la que coincidieron coruñeses y lucenses. El primer duelo lo ganó el Deportivo por 2-1, el segundo se quedó en Lugo, también por la mínima (1-0).

La resistencia del Lugo en los últimos años ante el equipo herculino, un rival que este temporada tiene más del doble de presupuesto, ha acabado por forjar una rivalidad que empieza a crecer entre ambas aficiones.

Choque de rachas

El Deportivo se ha quedado sin rachas de las que presumir. Tras encadenar siete victorias consecutivas que le sirvieron para abandonar el descenso, el empate ante el Girona cortó la fiesta. Una semana más tarde, la visita de los coruñeses a Zaragoza supuso también el fin de su imbatibilidad desde la llegada de Fernando Vázquez. El Dépor recibe al Lugo con su gente expectante sobre cuál será la dinámica a partir de ahora.

Por su parte, el Lugo está en un buen momento. Pese a seguir ocupando puestos de descenso, ha sumado 7 de los últimos 9 puntos y ha vencido en sus dos últimos compromisos ligueros frente al Fuenlabrada y el Real Oviedo. El equipo de la ciudad amurallada viene además con su afición enchufada. El Ángel Carro agotó todas las entradas disponibles en el choque frente a los asturianos y el equipo respondió.

Solo cuatro supervivientes del primer derbi del 2013

L. Balado

Pita, Seoane, Bergantiños y Fernando Vázquez estuvieron en la primera edición de este derbir en el 2013

Fue un 30 de noviembre del año 2013 ante un Riazor abarrotado cuando el Real Deportivo de La Coruña y elClub Deportivo Lugo se enfrentaron por primera vez en el fútbol profesional. Debutaron con un empate a cero, en un equipo en el que Manuel Pablo y Manu portaban los brazaletes de capitán de uno y otro equipo.

En el once titular del Deportivo, Álex Bergantiños era el encargado de organizar las labores de contención en el doble pivote junto a Juan Domínguez, su socio en aquella época. Sus homólogos en el cuadro lucense eran Carlos Pita —excanterano del Deportivo y amigo del jugador de la Sagrada— y Fernando Seoane. Ambos futbolistas siguen siendo piezas fundamentales en el centro del campo del próximo rival de los coruñeses.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Deportivo y Lugo: Reencuentro entre irreconocibles