Las cuentas no oficiales del Barça están vinculadas a la empresa contratada por el club

LA VOZ COLPISA

DEPORTES

Alejandro Garcia | efe

Josep María Bartomeu, en unas declaraciones sin preguntas, ha asegura que ha ordenado que el club se desvincule por completo de la empresa I3Ventures

19 feb 2020 . Actualizado a las 08:49 h.

A estas alturas, tras cuatro años y medio como presidente del FC Barcelona, no es un secreto que Josep Maria Bartomeu y su círculo más próximo viven obsesionados con lo que se dice de ellos en las redes sociales. Es sabido que ha tomado decisiones importantes en función del impacto de sus acciones (o inacciones) en Twitter, como el fichaje de Frenkie de Jong, cuando hace un año tuvo que viajar a Amsterdam a la carrera para convencer a un jugador que ya se encaminaba hacia el Manchester City. Ya le estaban machacando con mensajes incendiarios y reaccionó cuando sonaba la campana.

No es popular entre los más jóvenes ni en el entorno cruyffista y está tan pendiente de mejorar ese índice que ha llegado a citarse con un youtuber para arreglar un malentendido. Lo descubrió Auronplay. Bartomeu le llamó para quedar en un bar, se presentó en moto, pidió un bocadillo y dialogaron durante más de tres horas para disculparse porque sus abogados le habían denunciado por una supuesta falta de respeto en Twitter, provocando un vídeo crítico en el canal del joven comunicador. Le acabó invitando a un partido en el Camp Nou y los dos posaron en el descanso con un muñeco del personaje de dibujos animados Nobita, el apodo que recibe, y que fue utilizado por Auronplay en sus ataques, con la curiosidad de que la figura la aportó el propio presidente. Todo por mejorar la imagen con la finalidad de que su delfín, Emili Rousaud, herede su presidencia en las elecciones del 2021.

En ese contexto hay que situar la última polémica que rodea a un club que no puede ocultar su torpeza en cuestiones elementales. Según detalló Ràdio Barcelona, emisora de la Cadena Ser en Cataluña, el FC Barcelona contrató hace más de dos años por algo menos de un millón de euros los servicios de I3 Ventures, una empresa argentina dedicada a crear estados de opinión favorables en las redes sociales y a hacer un seguimiento de todo lo que se dice de ellos, especialmente por parte de personas influyentes en el entorno del club, desde periodistas a exjugadores pasando por líderes de opinión más o menos anónimos. Es algo que encaja en ese «complejo social» de Bartomeu y, hasta cierto punto, no es extraño en las grandes empresas. El problema es que la empresa no solo habría protegido la reputación de Bartomeu y de su junta directiva en este tiempo, sino que también se habría dedicado a erosionar con mensajes a personas y entidades que tienen relación con el club.