La Real Sociedad gana pero se la jugará en Anduva

El Mirandés cae por la mínima (2-1) en la ida de semifinales de la Copa del Rey y solo un gol les clasifica en la vuelta en Anduva


colpisa

 Anduva decidirá la semifinal copera entre la Real Sociedad y el Mirandés. Cuando el vetusto estadio rojinegro entra en juego en la Copa, no suele ser una buena señal para el equipo de Primera, pero la Real fue incapaz de llevarse a Miranda de Ebro una renta mayor que la mínima, pues el equipo de Andoni Iraola se ganó un resultado que le mantiene con vida, marcó en campo contrario e incluso por momentos hizo méritos para no perder.

Varias generaciones de aficionados realistas han crecido soñando con ver a su equipo en una final, como en aquellos gloriosos años 80, y fruto de la ilusión txuri urdin, Anoeta recibió engalanado al Mirandés, el matagigantes copero, que comenzó rondando el área realista, con ganas de estirar el sueño y liderado por Merquelanz, futbolista cedido por la Real, pues no hay peor cuña que la de la propia madera. Pese a todo, el baño de realidad fue inesperado y demasiado tempranero. Odei se durmió en el área y golpeó Portu, que apareció veloz donde no esperaba el central rojinegro y halló el premio de un penalti tan claro como absurdo. Oyarzabal ejerció de capitán y transformó el lanzamiento desde los once metros con aplomo, para poner cuesta abajo el primer asalto de la semifinal.

Se podía pensar que la cosa sería más sencilla para la Real a partir de entonces, pero nada de eso. La presión rojinegra fue una pesadilla por momentos para un equipo local que se veía impotente para desplegar todo su juego combinativo, obligado a recurrir al pase en largo desde la defensa, un arma poco frecuente en el refinado libro de estilo del equipo de Alguacil. Odegaard estaba desapercibido, símbolo elocuente de lo que ocurría sobre el césped, y el Mirandés se iba poco a poco adueñando del partido, tanto que al final acabó llegando el empate. Matheus recibió en el área, sentó a la defensa con un recorte y gozó de un punto de fortuna en su remate de zurda para acabar alojando el balón en la red de Remiro.

Curiosamente, el empate fue el estímulo que necesitaba la Real para meter una marcha más, pues la reacción no pudo ser más contundente. Contra txuri urdin y doble parada de mérito de Limones, que no obstante acabó dejando el balón rechazado para que Odegaard, inédito hasta el momento, conectase el disparo con la izquierda, su pierna buena, para poner de nuevo en ventaja a la Real. Portu tuvo el tercero al regreso del descanso y en una volea que era de matrícula, pero el Mirandés se aferró al partido, mantuvo el pulso y fue capaz de probar a Merino con un disparo lejano de Antonio Sánchez y en una llegada de su capitán, Kijera, que dio una verdadera exhibición física para frenar a Portu.

Pasaban los minutos y los rojinegros mantenían toda su frescura en la presión alta. Alguacil se desesperaba en la banda, impotente, y lo cierto es que el Mirandés acumulaba méritos para el empate. Los nervios de la segunda semifinal copera en treinta años para la Real y el derroche físico del Mirandés para contener al equipo que por momentos se lució en el Bernabéu en cuartos comenzaron a hacer mella. El cansancio era la nota predominante en un tramo final de partido con pocas licencias y a los locales apenas les dio el fuelle para asomar un par de veces por el área de Limones, que respondió seguro a dos disparos lejanos de Oyarzabal. Poco arsenal ofensivo de una Real que no fue la de otros días, escaso como para terminar de doblegar a un rival que volvió de San Sebastián con el objetivo cumplido. Anduva, la guarida del matagigantes, dictará sentencia.

Ficha técnica

REAL SOCIEDAD: Remiro; Zaldua, Aritz (Guevara, min.68), Le Normand, Monreal; Merino, Zubeldia, Odegaard; Portu (Januzaj, min.77), Isak (Willian José, min.68) y Oyarzabal.

CD MIRANDÉS: Limones; A.González, Onaindia, S.González, Kijera; Malsa, Antonio Sánchez (Álvaro Peña, min.77), Rey (Vicente, min.86), Guridi, Merquelanz; y Mattheus (De Sousa, min.70).

Goles: 1-0, min 9: Oyarzabal (P); 1-1, min40: Mattheus; 2-1, min 42: Odegaard.

Árbitro: Gil Manzano (C.Extremeño). Amonestó con tarjeta amarilla a Monreal (min 17), Oyarzabal (min 48) y Zaldua (min 82) en la Real Sociedad; y a Kijera (min 45) en el Mirandés.

Incidencias: Partido de ida de las semifinales de la Copa del Rey disputado en el Reale Arena ante 35.194 espectadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Real Sociedad gana pero se la jugará en Anduva