Comienza el Seis Naciones, rugbi honoris causa

Gales defiende su corona, pero Inglaterra es el rival a batir desde este sábado


La Voz

Quedaron demasiadas cuentas pendientes en Japón. Allí sí que saben de honor. Quien todavía lo tenga, que los siga. Es como el Mundial. Es un Mundial, pero sin el Hemisferio Sur. Eso es otro planeta. También es oval, pero el Seis Naciones salió redondo. Desde 1871, el torneo de selecciones más antiguo del mundo, que arrancó con un Inglaterra-Escocia en Calcuta (India). Ese clásico se enquistaría tanto que acabó teñido de política (antes con el thacherismo, ahora con el Brexit), como bien retrató Tom English en su libro The Grudge (El rencor).

Porque si el rugbi es algo más que un deporte, el Seis Naciones es mucho más que rugbi. El Mundial de Japón dio un vuelco a las expectativas de los principales actores del deporte del balón oval en el Viejo Continente, con el denominador común de la competitividad del XV de la Rosa.

A partir de este sábado (#Vamos y Movistar Deportes) se verá si esta rosa pincha más que el cardo o el trébol sigue dando suerte y si el gallo da más miedo que el dragón. Italia, invitado de excepción, crece a la sombra de los gigantes.

El Seis Naciones esconde ocho trofeos en uno. Además del título absoluto, la Copa Calcuta (Inglaterra-Escocia), Triple Corona (de los cuatro británicos, el que gane a los otros tres), el Trofeo Giuseppe Garibaldi (Italia-Francia), el Millennium Trophy (Inglaterra-Irlanda), el Trofeo Eurostar (Francia e Inglaterra, también conocido como Le Crunch), el Grand Slam (pleno de victorias) y la Cuchara de Madera (escarnio al cabeza de serrín que pierda todos los partidos).

En el certamen femenino (que llegaron a disputar las exjugadoras del CRAT Elena Roca y Rocío García con la selección Española) Inglaterra defiende título.

El principal atractivo del Seis Naciones se encuentra en los banquillos

Rogelio Sabio

El principal atractivo de esta edición del Seis Naciones está, indiscutiblemente, en los banquillos. Solo repiten el seleccionador de Escocia, Gregor Townsend, y el inglés Eddie Jones.

Francia. Con una de las Ligas más potentes del mundo, no puede permitirse el lujo de seguir cosechando resultados tan malos como los obtenidos en el Mundial. La contratación de Fabien Galthié pretende dar un giro, un aire fresco y, sobre todo, la esperanza de marcar un nuevo estilo propio. Los jugadores a tener en cuenta son el pilier Demba Bamba, el flanker y capitán Charles Ollivon y Damian Penaud, el intenso ala de Clermont.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Comienza el Seis Naciones, rugbi honoris causa