Federer salva siete puntos de partido y Djokovic cumple

El suizo, mermado físicamente, se repone para meterse en semifinales del Abierto de Australia, donde le espera el serbio

DPA

colpisa

Tennys Sandgren nunca olvidará el 28 de enero de 2020. Aunque en rueda de prensa apenas pudiera recordar cuántos fueron, para siempre quedará grabado que sobre la pista Rod Laver desperdició siete puntos de partido para eliminar a Roger Federer. «El tenis es una locura. Siete no son tantos. ¿Fueron siete en serio?», preguntó incrédulo Sandgren, número 100 del mundo y que tuvo a escasa distancia sus primeras semifinales en un Grand Slam.

Pero se le esfumó de la manera más cruel. Federer, el escapista, le remontó un loco 'tie break' en el cuarto set (6-3, 2-6, 2-6, 7-6 (8) y 6-3) y se clasificó por décimo sexta vez a las semifinales de Melbourne. «Creo en los milagros», apuntó después de lograr la proeza.

El milagro le pudo salir cara al suizo eso sí, puesto que tuvo problemas en el aductor y en la espalda y queda en duda el estado físico en el que llegará a las semifinales. «No me gusta llamar al fisio porque es un señal de debilidad. Lo mejor es siempre, cuando es la ingle o el aductor, salirse de la pista».

La remontada se cimentó en un cuarto set en el que Federer estuvo al borde del abismo, como también le ocurrió ante John Millman en segunda ronda. Mientras que aquel día no tuvo puntos de partido en contra, esta vez salvó tres con su saque con 4-5 en contra y luego levantó un 6-3 en el desempate, además de otro con 7-6.

Es la segunda vez en su carrera que salva tantos puntos de partido antes de llevarse el triunfo, igualando los siete que anuló en Cincinnati 2003 ante Scott Draper. Partido número 50 ante Djokovic La proeza le vale al helvético para afrontar el partido número 50 ante Novak Djokovic, la segunda rivalidad más repetida en la historia del tenis.

El serbio tuvo menos problemas para firmar su pase a semifinales y se deshizo de Milos Raonic por 6-4, 6-3 y 7-6 (1). El canadiense, pese a los 48 golpes ganadores que conectó, no pudo evitar que Djokovic vaya a disputar sus octavas semifinales en Australia, ronda en la que nunca ha perdido. Lo hace, además, habiéndose dejado un solo set por el camino, como en 2011, 2012 y 2019, años de buen recuerdo para él puesto que se llevó la primera gran corona de la temporada.

La única preocupación para el balcánico fue la asistencia médica que necesitó en dos ocasiones, por un problema ocular, y su atasco con las bolas de 'break', ya que convirtió solo dos de las dieciséis oportunidades que tuvo. Djokovic y Federer se volverán a ver las caras después del duelo en el que el suizo eliminó al de Belgrado de la pasada Copa de Maestros. Será el primero en Grand Slam después de la famosa final en Wimbledon del año pasado cuando Djokovic le levantó dos puntos de campeonato. En Melbourne se han medido en cuatro ocasiones, siempre con victoria para Djokovic (2008, 2011 y 2016), menos en su primer enfrentamiento en el ya lejano 2007.

También quedó definida una de las semifinales femeninas. La local Ashleigh Barty venció por 7-6 (8) y 6-2 a Petra Kvitova y se jugará estar en su primera final en Melbourne ante la estadounidense Sofia Kenin, quien derrotó a Ons Jabeur por un doble 6-4. El triunfo de Barty le consolida como número uno del mundo, con 2.616 puntos por encima de Simona Halep, segunda clasificada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Federer salva siete puntos de partido y Djokovic cumple