¿Dónde te pilló la muerte de Kobe?

Lois Balado Tomé
Lois Balado CAMBIO OBLIGADO

DEPORTES

JEROME FAVRE

26 ene 2020 . Actualizado a las 23:06 h.

Se ha muerto Kobe Bryant y me he enterado en una cancha de baloncesto. «¿Dónde estabas el día que murió Kobe Bryant?» Viendo baloncesto. Se ha creado un vínculo para siempre con las dos mil y pico personas que allí estábamos. Al menos para mí.

La muerte de Kobe me ha dejado tocado. Muchos lo verán absurdo o frívolo. Kobe Bryant se ha matado unas horas después de que LeBron le superase en la lista de anotadores históricos de la NBA. La vida y sus casualidades, confabulándose para ampliar la mística de su leyenda. La desgarradora poesía de su muerte. Como si le hiciese falta a Kobe.

Noté que la noticia empezaba a atravesar el pabellón. Yo escribí a Marcos. Él es con quien me mensajeo sigilosamente de madrugada desde la cama para no despertar a Cris cuando son las finales de la NBA. Se enteró por mí. «Es mentira, ¿no?». Claro, qué me iba a decir. «Me acabo de marear y todo». Qué importante es sentirse entendido por tus amigos. No le escribí por cotillear, estaba en shock y necesitaba compañeros de duelo. Por ganas, le hubiese escrito a todos esos con los que compartía madrugadas de baloncesto americano en la universidad y con los que ya no tengo trato. El paso de los años, ya saben. Quise saber de ellos porque viví a su lado el debut de Gasol con los Lakers, esa noche en la que Kobe era la persona más feliz del Staples Center porque solo había tenido que meter 6 puntos para ganar ante los Nets. Él ya intuía que se abría una época de éxitos en Los Ángeles. Qué listo eras, Kobe.

A Bryant lo eligió en el draft de 1996 Charlotte Hornets. Los Lakers se lo llevaron a Los Ángeles tras cambiarlo por Divac, uno de los grandes robos de la historia de la Liga. Ahí comenzó todo.

Por edad, no viví ni el baloncesto, ni la muerte de Fernando Martín, pero esta me ha pillado de lleno. Para cualquier amante de este deporte, la figura de Kobe Bryant es indiscutible. No ahora, que la muerte forja leyendas y admiraciones de cartón piedra. Ya era un ídolo cuando vapuleaba a España en la final de los Juegos Olímpicos y era el primero en dar la mano a Gasol al acabar el partido.

Kobe Bryant se ha muerto. No me lo creo.