El documental gallego que motiva a la selección española de waterpolo

charo alonso

DEPORTES

BALAZS CZAGANY | EFE

Los combinados masculino y femenino se enfrentan a la recta final del Europeo y cuentan en un vídeo como la película «Máis ca vida», del cineasta gallego Rubén Riós, les ha cambiado su visión de la vida

02 ago 2021 . Actualizado a las 18:34 h.

La recta final del Europeo ocupan estos días la mente de las selecciones del waterpolo español. El equipo femenino se enfrenta este sábado a Rusia en la final continental después de superar a Hungría y este viernes será el turno del masculino de buscar un pase a la final ante Croacia. La concentración y el trabajo son absolutos, pero la motivación también es muy importante a la hora de lograr victorias y hace apenas un mes, el conjunto dirigido por David Martín vivía una de las experiencias más enriquecedoras de su vida personal y profesional. El visionado del documental de inclusión social Máis ca Vida, del cineasta gallego Rubén Riós.

«Te enseña valores que mucha gente debería aprender» dice el boya, Miguel del Toro. «La esencia de lo que quiere transmitir Rubén, los personajes y los valores, es algo que no había vivido nunca», afirma Eduardo Lorrio, portero de la selección. «Ninguno es más importante que el otro, si no que juntos lo consiguen. Ese es el mensaje principal y al final te toca la fibra como deporte de equipo», añade Laura Ester, portera del combinado femenino. Son algunas de las declaraciones tras la experiencia que estos días sirve de inspiración antes de saltar a la piscina y enfrentarse a los tiburones rivales y que ha sido plasmada en un vídeo en el que los jugadores de waterpolo y el equipo nacional de natación artística cuentan qué supusieron para ellos esas imágenes y cómo les han cambiado la vida.

El origen de este encuentro surgió en Barcelona, donde el seleccionador español conoció al actor y director gallego, Rubén Riós en una de sus conferencias y se quedó tan prendado de su trabajo por la inclusión de las personas con discapacidad, que decidió que sus jugadores también tenían que ser partícipes de lo que hacía el cineasta gallego.