Víctor Sánchez del Amo denuncia que el Málaga no quiso indemnizarle con el dinero que le correspondía por su despido

La Voz

DEPORTES

El técnico anuncia en rueda de prensa que su finiquito con el club irá por vía judicial

15 ene 2020 . Actualizado a las 19:57 h.

«Interpreto del comunicado del club que no me quieren. Mi respuesta es muy sencilla. Págame lo trabajado hasta el día trabajado y me voy para no complicar nada», explicaba Víctor Sánchez del Amo en una rueda de prensa desde un hotel de la capital de Málaga en hora y media de intervención. El madrileño despejó algunas de las dudas que envuelven a su despido tras la filtración de un vídeo de contenido sexual. «Me hacen una propuesta y me ofrecen menos del salario trabajado. Me parece indigno. Luego manifiestan que quieren controlar mi comunicación sobre el hecho. No voy a aceptar que controlen mi libertad de expresión», afirmaba con dureza el expreparador blanquiazul.

«Quiero mostrar mi disconformidad por algo que considero injusto. El martes, a última hora de la tarde, el club, a través de su director general y vía whatsapp me manda un comunicado con el que me apartan del equipo para investigar los hechos», relataba Víctor entre reproches. «Ni una pregunta por mi familia, por mí, por cómo me siento. Ni una. Me emplazan a que me presente el día 13 en la Rosaleda. A la vez, hacen un comunicado público donde informan que me apartan del equipo y punto», denunciaba el entrenador visiblemente afectado ante la prensa y que, durante varios momentos de su discurso, recibió indicaciones de sus abogados. Su situación laboral tendrá a partir de ahora recorrido en los juzgados.

Recordó Víctor Sánchez del Amo que es el la víctima en todo este caso, que es delito compartir vídeos sin el consentimiento expreso del protagonista y lanzó un mensaje de preocupación sobre el uso que hoy en día se da de las redes sociales. «Cuando se lo conté a mis hijos, les dije que me alegro de que me pasara a mí y no a ellos», dijo. «Están investigando 700 o 900 perfiles que han cometido un delito al difundir unas imágenes obtenidas sin mi permiso. ¿Hacia dónde vamos? ¿Para esto sirven las redes sociales? Hay que tener un mínimo de sentido común. A cualquier persona que le llegue un contenido de ese tipo, sea sobre él o sobre un conocido, ¿qué se le ocurre hacer? Debe ir a la policía a denunciarlo. ¿Se le ocurre difundirlo y hacer chistes? Me parece increíble. Sentido común. De manera consciente o inconsciente, estás siendo colaborador de estas bandas mafiosas que termina fatal en muchos casos. Por favor, a las autoridades y los políticos: no puede seguir así», reflexionaba el entrenador ante la prensa.