La suspensión de Víctor, una medida cuestionable jurídicamente

Catarina Capeáns

DEPORTES

PACO RODRÍGUEZ

El técnico denunció previamente haber sido víctima de una extorsión pero el Málaga le sancionó igualmente

09 ene 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Tras los recientes acontecimientos sucedidos en relación con el entrenador Víctor Sánchez del Amo nos surgen ciertas cuestiones jurídicas que, dada la especial relación que une a ambas partes, precisan de una respuesta que revista el mismo cariz. En primer lugar aclarar que se trata de una relación laboral incluida dentro del Real Decreto 1006/1985, de 26 de junio, por el que se regula la relación laboral especial de los deportistas profesionales. 

Libertad de expresión e intimidad

En el Real Decreto se refiere la libertad de expresión de la que han de gozar los profesionales deportistas y esto incardinado con el artículo 18 de la Constitución Española, referente al derecho a la dignidad, honor, intimidad personal y a la propia imagen, nos permiten concluir que la difusión del vídeo sexual del técnico madrileño atenta de forma directa contra los derechos antedichos. Asimismo el artículo 17.2 del Real Decreto establece que «en ningún caso podrán imponerse sanciones por actuaciones o conductas extradeportivas, salvo que repercutan grave y negativamente en el rendimiento profesional del deportista o menoscaben de forma notoria la imagen del club o entidad deportiva».  

Falta laboral

Dicho esto se deberá enjuiciar si efectivamente se trata de una acción encuadrable como falta laboral, y si, en ese caso, la misma revestiría notas de gravedad suficientes para entender que afectan notoriamente a la imagen del club.