Iván Corral optará a la presidencia de la Federación Española de Automovilismo

El responsable de la federación gallega ya recaba apoyos en todos los estamentos y apuesta por un programa integrador con Galicia como modelo


La Voz

El máximo dirigente de la Federación Gallega de Automovilismo (FGA), Iván Corral, optará a la presidencia de la federación española (RFEdA), cuyas elecciones deberían celebrarse, según estipula la ley, en el primer semestre del año 2020.

El presidente gallego, que lleva más de dos décadas al frente de la entidad autonómica, ha comenzado a recabar apoyos para sustituir al valenciano Manuel Aviñó al frente del organismo nacional. Aviñó llegó a la dirigencia estatal hace cuatro años, como relevo de Carlos Gracia, que a su vez llevaba treinta y dos años en el cargo. Para Iván Corral, «Aviñó ha sido continuista con lo realizado por Gracia, incluido el personal». «Percibe unos ingresos medios de unos diez mil euros y eso hay que rebajarlo, como también hay que reducir el exceso de personal por medio de un ere, para optimizar los recursos y dar paso a personal más joven y cualificado», critica. «Hay que cambiar el paso, el ritmo. Hay personal viciado que lleva en la federación cuarenta años, es algo de otra época. Hay que aportar gente joven, nuevas tecnologías y crear un automovilismo fresco y actual», concluye.

Tiene clara la manera de hacerlo el actual responsable del automovilismo gallego. «En primer lugar, cambiar los estatutos e integrar a las federaciones autonómicas, para que sean elementos colaboradores, en una comisión interterritorial con poder decisorio», avanza. «Es imprescindible para que el automovilismo esté coordinado desde la base hasta la élite. Muchas de las carencias actuales provienen de que Aviñó no cuenta con las federaciones autonómicas», afirma.

En segunda instancia, Iván Corral cree que «es necesario extrapolar el modelo gallego de gestión del automovilismo». «Somos la federación de referencia y lideramos el número de entidades con derecho a voto, aunque tuvimos que recurrir el erróneo censo. Estamos a la cabeza en participación, servicios médicos, bienes de equipo... desde Asturias nos han comprado nuestro programa de cronometraje...», matiza.

Asegura que tiene el apoyo de empresarios relevantes vinculados al automovilismo, así como de la mayoría de las federaciones territoriales, y pone el foco en los deportistas. «Nuestro modelo deportivo pasará por establecer premios en metálico, que haya un retorno para los participantes por medio de los proveedores y que todos ganen en este sentido, y separar un mes natural las pruebas puntuables», añade.

Recuerda, en este aspecto, que Galicia ofrece esos beneficios económicos gracias al apoyo de la Secretaría Xeral para o Deporte de la Xunta de Galicia, cuyas ayudas revierten en seguridad. «La federación gallega no cobra, sino que paga y ayuda a sus organizadores, proveedores y deportistas. La federación española solo cobra tasas e impuestos y el retorno es cero, sin escuchar a deportistas ni organizadores», señala. «Con mi proyecto, la federación española doblará las licencias y los recursos en dos años», anuncia. «No puede ser que el Campeonato de Superturismos tenga apenas nueve participantes. No digo que haya que masificar el automovilismo, pero hay que incentivarlo, porque de la cantidad sale la calidad», reflexiona.

Iván Corral también considera que el Supercampeonato instaurado este año fue un fracaso. «Solo lo han seguido dos pilotos, lo que significa que los campeonatos de los que parte, el de asfalto y el de tierra, no están consolidados, cuando tenían que ser las estrellas del calendario. Por eso, propongo suspenderlo hasta que estos dos certámenes estén perfectamente arraigados», avanza.

El actual presidente de la FGA apunta también hacia la gestión de los circuitos españoles. «Hay que crear una comisión de trabajo y no externalizar los campeonatos como está haciendo la RFEdA. La federación tiene que ser, como mínimo, coorganizadora de las competiciones, que ahora se puede decir que están en manos privadas», dice.

La reglamentación es otro de los aspectos que se contemplarán en el programa de Corral. «El País Vasco y Cataluña eran referentes y ahora apenas tienen automovilismo, porque la reglamentación es obsoleta, los coches caducos y los participantes, escasos. Hay que desarrollar una reglamentación pareja para toda España, con Francia como ejemplo, con unos 250 participantes de media, en los que cada uno corre para su campeonato», describe.

«En Galicia habría que dar continuidad a mi programa»

La hipotética salida de Iván Corral dejaría un vacío de poder en el automovilismo gallego que abriría las puertas a un relevo forzado. El actual presidente de la FGA también tiene claro el modo en que desearía que se confiera continuidad al programa a medio plazo que tiene pensado implantar.

«En el automovilismo gallego deberíamos pactar la figura más idónea para darle continuidad a todo el trabajo que se ha estado acumulando hasta el momento y que ha hecho de Galicia un referente», apunta.

«Yo, por supuesto, seguiré colaborando de forma muy estrecha, porque tengo ciertas cartas en la mano para que esos proyectos que hemos planteado lleguen a buen término. Un ejemplo claro es el Supercampeonato de R5, con una dotación de 100.000 euros en premios, más el de N5, con 60.000 euros para repartir», argumenta el presidente autonómico de las últimas tres décadas.

«El que viniese como mi relevo le tiene que dedicar horas al automovilismo. Yo le entrego diez horas al día, más fines de semana y festivos. No hay otra manera de cerrar gestiones y avances para este deporte en Galicia», asegura Iván Corral, futuro candidato a la presidencia de la federación española.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Iván Corral optará a la presidencia de la Federación Española de Automovilismo