Basura, ratas o «Griezmann muérete»: Así fue el recibimiento de la afición del Atleti al francés

La Voz

DEPORTES

LaLiga, a través de su departamento de integridad, estudiará las imágenes y podría denunciar los cánticos ante la Comisión Antiviolencia

02 dic 2019 . Actualizado a las 15:08 h.

Como era de esperar, la afición del Atlético de Madrid decidió, por unanimidad, recibir al francés Antoine Griezmann, que volvía al Metropolitano como rival cinco meses después de abandonar el club rojiblanco, de la manera más hostil posible. No hubo perdón en ningún momento. La hinchada del Wanda, que casi llenó el flamante estadio en una noche, la primera del mes de diciembre, fría y lluviosa, considera una deslealtad la fuga del internacional francés al Barcelona el pasado verano.

Y Griezmann no fue acogido con amabilidad. Todo lo contrario. De hecho, un grupo de aficionados se encargó de tirar basura y varias ratas de peluche sobre la placa que recuerda las cinco temporadas como rojiblanco del delantero una hora antes del comienzo del duelo. En ese momento, Griezmann ya se encontraba en las entrañas del estadio, un recinto que conoce a la perfección, pero esta vez ubicado en el vestuario visitante, consciente de lo que le esperaba a la salida al terreno de juego.

257 partidos y 133 goles en sus cinco temporadas con los de Diego Simeone pasaron a un segundo plano en el Wanda. Griezmann llegó al Metropolitano tranquilo. Con su mate en la mano derecha, absorto con sus cascos inalámbricos en los oídos y mochila a la espalda, enfiló, vestido con el atuendo juvenil de desplazamiento de los barcelonistas, el largo pasillo que conduce a las casetas. Media hora antes del pitido inicial saltó con sus compañeros al césped. Fue entonces cuando se desataron los peores impulsos de la grada, la que ocupa el Frente Atlético. «Griezmann muérete, Griezmann muérete», se escuchó desde esa zona.