Atlético y Barcelona no son lo que eran


No hace mucho tiempo el Atlético de Madrid y el Barcelona eran equipos que mandaban, cada uno con su estilo. Mantienen la esencia, pero no son lo que eran y han perdido jerarquía.

Simeone no necesita el balón. Prefiere plantear partidos envueltos en el estrés, ahogar, quitar el oxígeno, ganar por empuje. Sucede que este Atlético no presiona como antaño, no muerde igual, no recupera con la misma velocidad ni tantas veces como lo hacía. Y, cuando necesita elaborar, no está cómodo. En los primeros 25 minutos tuvo sus momentos, cuando disfrutó de sus mejores oportunidades, cuando consiguió minimizar al rival asfixiándolo. El Barça, sin balón, sufre. Hasta que no empezó a trenzar más de cinco pases lo pasó mal. Tampoco recupera tan arriba como en otros tiempos, ni esconde el balón hasta desmadejar al rival y acabar encontrando líneas de pase demoledoras. Pero necesita el esférico para vivir y quienes mejor lo entendieron fueron Arthur y Messi. El equipo de Valverde creció cuando empezaron a tomar protagonismo.

Los dos equipos tuvieron sus opciones. Tan justo es el 0-1, como hubiese podido ser un 1-0 o un reparto de puntos. Pero el resultado fue el que fue porque en ese escenario en el que los dos equipos parecen haber difuminado algo de su identidad, hubo dos nombres propios que decidieron: Ter Stegen y Leo Messi. El portero alemán firmó dos paradas milagrosas, sobre todo la del remate de Hermoso. El argentino saca la varita mágica en cualquier momento. Ajustó su lanzamiento al palo como tantas veces, como si fuese sencillo.

Messi y Ter Stegen doblegan al Atlético

´Jesús Ballesteros

El argentino y una actuación soberbia del meta alemán desequilibran un auténtico partidazo en el Metropolitano

Sin goles no hay victorias. Messi desatascó el choque para los suyos con una jugada marca de la casa y mantiene al Barcelona en lo más alto de la tabla. Hincó la rodilla un Atlético romo, sin pólvora que sigue mirando hacia arriba desde su posición de equipo mediano capaz de generar decenas de ocasiones y acabar perdiendo el choque. No carbura el conjunto de Simeone.

Derrota ante un Barcelona que usó nuevamente el comodín de su estrella, pero que se sustentó en el pilar más firme que tiene a día de hoy, el de Ter Stegen. El alemán es el mejor complemento de Messi para que el Barcelona, sin jugar bien, siga mirando al resto de rivales desde su privilegiada posición de líder.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Atlético y Barcelona no son lo que eran