Cayetano: «En mi época todos los derbis eran broncos y polémicos»

El exjugador del Deportivo y el Lugo desea una victoria visitante en el pulso del Ángel Carro


Cayetano Navarrete (Viveiro, 1960) está punto de cumplir las bodas de plata de su jubilación como futbolista. Colgó las botas a mediados de los 90 tras haber disputado más de 250 partidos como profesional en Segunda y Segunda División B vistiendo las camisetas de la mayoría de los principales clubes gallegos: Racing de Ferrol, Deportivo, Lugo y Compostela. En todo este tiempo alejado del balón nunca ha perdido de vista la actualidad del fútbol gallego, poniendo más interés, «lógicamente», en la de aquellos equipos por los que pasó. Dos de ellos se verán las caras mañana en el Ángel Carro. La razón le impulsa a señalar al Lugo como favorito y el corazón le lleva a pronosticar una victoria deportivista.

—En Riazor no se pierde ningún partido.

—Cierto, voy todos los domingos salvo causas de fuerza mayor.

—¿Y cómo calificaría la situación del Dépor?

—Preocupante, muy preocupante. E inesperada porque nadie contaba con esto. Todos pensábamos que el Dépor estaría en las primeras posiciones luchando por el ascenso y mira cómo está, colista y dando una muy mala imagen. Ya van muchas jornadas y le resultará muy complicado salir de ahí abajo. Hay tiempo, es verdad, pero la inercia es muy negativa y debe empezar a sumar de tres en tres cuanto antes.

—¿Quién es el responsable?

—En estos momentos no hay que buscar culpables sino soluciones para corregir la trayectoria del equipo, que no es fácil. El problema es gordo y viene derivado de un cúmulo de cosas: mala planificación, fichajes a última hora, un mal inicio de liga, gente joven... Yo viví una situación similar en el Dépor. Partíamos con el ascenso como objetivo y nos salvamos en el último partido.

—Gracias al milagroso gol de Vicente Celeiro. Se refiere a la temporada 87-88, ¿no?

—Así es. Nos salió todo mal desde el principio. Estuvimos sin cobrar, pasaron tres presidentes, tres entrenadores... En ocasiones en el fútbol ocurren cosas inexplicables.

—¿Debería haber dimisiones en el Dépor?

—Creo que no, yo no soy partidario de las dimisiones ni de los despidos. La gente necesita tiempo para trabajar.

—¿Sería viable un Deportivo en Segunda División B?

—No lo sé. Por lo que dicen, solo el primer año sería viable. Espero que no se dé esa situación.

—Por primera vez el Lugo llega al derbi mejor clasificado y juega en casa. ¿Eso le convierte en favorito?

—El Lugo es favorito y no solo por esos detalles que comentas, sino sobre todo porque es un equipo confeccionado para salvar la categoría y su mentalidad es otra, y además tiene un estilo definido al contrario que el Dépor, que no sabe muy bien a qué juega. De todos modos, un derbi no es un partido más, reúne muchos condicionantes y las diferencias se estrechan.

—Usted vivió unos cuantos partidos de rivalidad.

—Sobre todo contra el Celta, tanto con el Deportivo como con el Compostela.

—¿Y recuerda alguno especialmente bronco y polémico?

—En mi época todos los derbis eran broncos y polémicos, sobre todo los Dépor-Celta. Recuerdo que en el primero que jugué, que ganamos 3-0 en Riazor, hubiera muchos problemas porque el alcalde de A Coruña se levantara e hiciera un gesto que no estaba bien visto. Recuerdo también un penalti que nos pitaron por una falta que había sido un metro fuera del área... Cuando íbamos a jugar a Vigo, antes de llegar a Pontevedra ya nos estaban esperando para apedrearnos el autobús y la afición de A Coruña no podía desplazarse en sus coches porque luego les aparecían con las ruedas pinchadas. Lo mismo le ocurría a los aficionados del Celta cuando venían a Riazor. Afortunadamente ahora no pasa esto, son otra cosa, son más tranquilos.

—Usted fue capitán del Dépor por superstición.

—Fue durante esa temporada del gol salvador de Vicente Celeiro. Cuando las cosas van mal recurres a todo para acabar con el maleficio y un día Arsenio [Iglesias] dijo: ‘Cayetano, capitán’, y después de 17 jornadas sin ganar vencimos por 3-0 al Tenerife. Y todo el equipo decidió que yo siguiera con el brazalete.

—¿Tiene el corazón dividido en el derbi del Ángel Carro?

—No, quiero que gane el Deportivo. Lo necesita más y además soy abonado, vivo en A Coruña y aquí jugué muchos más años. Le tengo también mucho cariño al Lugo y le deseo lo mejor. Estuve un año y medio muy a gusto, me encontré con muy buena gente y pude celebrar el primer ascenso a Segunda.

—¿Cuál puede ser la clave?

—El acierto ofensivo. Son dos equipos a los que les cuesta hacer goles y supongo que se verán pocas ocasiones. El que tenga la suerte de adelantarse en el marcador habrá recorrido mucho camino.

—Una última. ¿Su pronóstico?

—Apuesto por un 0-1.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cayetano: «En mi época todos los derbis eran broncos y polémicos»