La primera vez de Sergio García y Charlie Uzal

Ambos se cruzaron por primera vez en el 2007 en A Coruña en un duelo en el que Uzal anotó 9 puntos para el Leyma y que ganó Sergio García cuando entrenaba al Torrevieja


Las cosas nunca son como empiezan, sino como acaban. El arranque de la temporada 2007-2008 fue complicado para el Básquet Coruña. Aquel equipo, entonces entrenado por Antonio Pérez y que se estrenaba en la recién nacida LEB Bronce, debutó con derrota. Fue en casa —cuando la pista de Riazor II aún era su casa— en un partido frente al Torrevieja que se decidió por un solo punto de diferencia. Lino López dispuso de dos posesiones para amarrar un triunfo, pero la pelota se salió del aro.

A los levantinos los entrenaba un jovencísimo Sergio García. «Creo recordar que solo Xavi Terren era más joven que yo. El resto de jugadores —gente como Carlos Braña, Navalón o el venezolano Machado— eran mayores que yo», recuerda el hoy técnico de los naranjas, que entonces contaba 24 primaveras.

«La conclusión es que la última canasta no quiso entrar, y ello no descalifica el trabajo de los cuarenta minutos anteriores», aseguraba la crónica de La Voz de Galicia de aquel domingo 23 de septiembre del 2007 que Sergio García repasa con curiosidad doce años después. «Me metió nueve chinos», dice Sergio reparando en la ficha técnica. Se refiere a Charlie Uzal. El hoy entrenador ayudante de Sergio García en el banquillo coruñés formaba todavía parte de la plantilla de aquel Leyma. De rivales a compañeros, porque las cosas no son como empiezan.

Apenas guardan recuerdos de aquella primera cita. «Sabía que había sido nuestro primer partido, que había sido aquí en A Coruña y recordaba que habíamos ganado. Pensaba que había sido de tres, pero veo que fue de uno», dice Sergio García mientras va haciendo memoria. El tanteo final de aquel duelo fue de 70-71. «Tenía el recuerdo porque era nuestro primer partido fuera de casa, en una categoría nueva. Yo me acordaba de que estaba Charlie, que estaba Lino López y Robert Joseph. Poco más», confiesa.

«Tengo muy buen recuerdo de aquella temporada porque dimos la sorpresa y ascendimos», Charlie Uzal

Pero pese a la derrota inicial, y como las cosas no son como empiezan, el Básquet Coruña acabaría subiendo a LEB Plata aquel curso contra todo pronóstico. «Tengo muy buen recuerdo porque conseguimos el ascenso con mucha sorpresa. Nadie contaba con nosotros», recuerda Uzal. «Además ganamos en la final al Balneario de Archena, el equipo que todo el mundo contaba con que ascendiese, y al filial del Real Madrid. Éramos un equipo con muchísima gente de la ciudad y del entorno. Ahora que nos cuesta muchísimo sacar jugadores de la casa, aquella temporada había muchísimo feeling de todo el equipo con 5 o 6 jugadores de la tierra. Había muchísimo más arraigo», dice Charlie con cierta nostalgia.

El Torrevieja, asediado por problemas extradeportivos, acabó desapareciendo a mitad de Liga y todos los resultados previos quedaron anulados. Volverían a verse las caras, ya en los banquillos, tras la retirada de Uzal, pero nunca tan cerca como lo están desde el pasado verano. «Es muy fácil trabajar con Sergio, lo hace todo muy asequible», dice Charlie. «¿Qué te voy a decir?», añade Sergio. Ambos trabajan, mano a mano, para que lo que esta temporada está empezando bien, acabe todavía mejor.

«Estamos muy bien en defensa y eso nos está haciendo ganar partidos»

«Esta defensa fraguará muchas victorias este año». Esa era la conclusión que se desprendía de la crónica de aquella primera derrota del Básquet Coruña del curso 2007-2008. Precisamente, la seña de identidad que los responsables del cuerpo técnico del Leyma destacan hoy como una de los principales motivos del buen rumbo del equipo esta temporada. El Leyma es quinto en la clasificación con siete victorias en los últimos ocho partidos.

«Está súper igualado, más aun que el año pasado. No estamos en nuestro tope aún, creo que podemos dar más. Estamos defendiendo muy bien y eso nos está haciendo ganar partidos», dice Uzal ante la aprobación del líder del vestuario coruñés. «Podemos dar más. Podemos ganar a cualquiera y podemos perder con cualquiera, pero es bueno que la afición se siga ilusionando y que venga más público, que es muy complicado meter a más gente en el Palacio», reconoce el exjugador del Leyma.

Tanto el entrenador como el técnico ayudante son conscientes de que la ilusión en torno al equipo sigue creciendo. El próximo rival del Básquet Coruña será el Alicante, noveno en la tabla, que visitará el Palacio el domingo a las 18 horas. Un envite complicado ante el segundo rival que más puntos suma por partido de toda la competición. «Es junto con Palencia, el equipo más anotador de la liga. Meten 85 puntos por partido. Somos conscientes de que, o hacemos una defensa muy buena, o a nosotros se nos va a complicar», explica Sergio García ya enfundado en el traje de entrenador. «Tienen tres focos muy claros: sus bases y Fall en el interior. Son tres jugadores que ahora mismo están desequilibrando en la Liga», advierte el donostiarra, que sabe que en esta categoría cualquiera te puede pintar la cara.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La primera vez de Sergio García y Charlie Uzal