Dos youtubers se inflan a palos


La Voz

La madrugada del pasado lunes el Staples Center de Los Ángeles se llenó hasta la bandera para ver un combate de boxeo. Y poco se ha hablado de este asunto en España.

No soy un gran fan de este deporte, aunque lo tengo como un evento que nunca decepciona. Solo recuerdo haber visto una pelea completa en mi vida y uno de los tipos acabó arrancándole la oreja a mordiscos al otro de madrugada. Fue en el Plus, en aquella época en la que a la tele de pago accedías con una llave blanca con microchip y no con una clave que incluya mayúsculas, minúsculas, números y runas vikingas y me pareció fascinante.

Lo maravilloso es que el combate en cuestión, ese que paralizó Los Ángeles, no era entre ningún aspirante al título de los pesos pesados, mosca o walter. Ni la vuelta al ring de alguna leyenda con problemas de dinero y de sobrepeso. Eran dos youtubers que decidieron inflarse a palos para delirio de sus seguidores y de algún promotor que se habrá forrado con la idea.

Porque la verdad que como ocurrencia es genial. Qué mejor manera de solucionar gigas y gigas de reproches audiovisuales que una buena ensalada de puñetazos. Es decir, un día estás rajando de otra persona y, de repente, Internet te enfunda unos guantes para que le partas la cara.

Sería interesante que el mundo real funcionase así. En el universo micro, las gradas de las pistas del barrio estarían llenas para ver cómo la del primero C por fin podrá reventar al listo del cuarto que tira las colillas al patio de luces. Y en el macro, el Bernabéu a reventar -ni lo duden- para ver con pantalón verde a Santiago Abascal frente al crochet de Pablo Casado.

Dazn fue quién retransmitió la pelea para todo el mundo. No tengo muy claro quién ganó, porque esta gente no se llama nunca Michael o John, y soy demasiado vago para recordar a gente que se inventa sus nombres. Pero entre tanta parafernalia, me hace gracia que en España haya partidos de LEB Oro -lo que viene siendo la Segunda División- que no se retransmiten y sí podamos seguir en vivo este vodevil.

Si no me aficioné al boxeo después de que Tyson mordiese a Hollyfield fue porque era difícil seguirlo. Los rings perdieron un fan potencial, y me temo que lo mismo le está pasando al baloncesto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Dos youtubers se inflan a palos