Solo un milagro puede evitar la huelga del fútbol femenino desde este fin de semana

La federación se niega a aceptar la propuesta de Mediapro y la falta de liquidez obliga a los clubes a rechazar la última propuesta del Gobierno para desbloquear la situación


Salvo un giro inesperado en las próximas horas, habrá huelga indefinida del fútbol femenino a partir desde este sábado. Tras 22 reuniones y 14 meses de negociaciones, los clubes han anunciado ya que no pueden acceder a las peticiones de los sindicatos por falta de recursos económicos. Consideran inasumible la propuesta de la federación, que a su vez se niega a aceptar la propuesta de Mediapro y de la propia Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF).

La ACFF rechazó anoche la última propuesta que había encima de la mesa. La que llegaba desde el Gobierno y que contaba con la probación de los sindicatos. Los clubes mostraron su sorpresa porque esta «no solo obvia la necesidad de conseguir mayores ingresos como condición indispensable para llegar a cualquier acuerdo, sino que además incrementa en un 33% los mínimos sobre los que se estaba negociando».

La pasada semana, la situación estuvo a punto de desbloquearse. Las dos partes llegaron a un principio de acuerdo con el que se firmaría el primer convenio colectivo del fútbol femenino español que, entre otras cosas, reflejaba un salario mínimo para las jugadoras de 16.000 euros, con una parcialidad del 75 por ciento. Llegó a estar incluso encima de la mesa la posibilidad de firmarlo como preacuerdo. Pero todo pasaba por que la Federación aceptase la entrada de los clubes de la ACFF en el Programa Élite, que calculan que les reportaría unos ingresos de 500.000 euros. Pero Rubiales ya les manifestó el viernes que no lo hará hasta que primero desconvoquen la huelga, con sus condiciones.

El enroque

Y he ahí en donde está el problema. La RFEF se ofreció a pagar 1,15 millones de euros, que es la diferencia que calculan que hay entre lo que piden las jugadoras y hasta donde pueden llegar los clubes de Primera Iberdrola. Pero esa oferta conlleva 3 compromisos que, en la práctica, suponen traicionar y romper el acuerdo que tienen firmado con su operador televisivo (Mediapro), y que les revertirá 9 millones de euros por ceder sus derechos hasta el 2022. Rubiales exige a cambio del dinero dejar que los equipos que no forman parte de la ACFF puedan retransmitir sus partidos como local, poder colocar los patrocinadores de la RFEF en todos los campos del fútbol femenino y lograr que la ACFF vuelva al redil federativo a partir del 2022, como muy tarde. Y desde la asociación solo estarían dispuestos a romper el acuerdo si tienen bien atado unos ingresos muy superiores, como los que en teoría ofrecería el Programa Élite de la RFEF (8 millones de euros anuales a repartir equitativamente entre los 16 equipos).

La solución idónea que ven los clubes es la que ofreció Mediapro el pasado lunes: romper el acuerdo firmado hasta el 2022 a cambio de que la RFEF permita a los clubes acceder al Programa Élite y de que la federación le permita a Gol retransmitir dos partidos semanales, que pagaría a razón de 1,5 millones de euros anuales. Pero Rubiales se niega en rotundo a aceptar cualquier acuerdo con Mediapro. La propia RFEF emitió un comunicado hace seis meses en el que anunciaba que nunca más iba a tener «ninguna relación contractual» con la citada operadora, tras «constatar» que las empresas del grupo «aceptaron su culpabilidad por los sobornos practicados por los directivos del mismo a responsables de federaciones de fútbol de FIFA y Concacaf». De ahí que cambiara de suministrador de la tecnología del VAR y que lo excluyera de la subasta por la compra de los derechos televisivos de la Copa del Rey. Ambas situaciones se encuentran ahora mismo denunciadas en los juzgados.

Sin salida

Por ello, al ver inviable el modelo actual de fútbol femenino, con la mejora de las condiciones económicas de las jugadoras, la huelga parece ya inevitable. Si no hay un giro radical, que incluya una sostenibilidad de la Primera Iberdrola, la Liga parará de forma indefinida desde esta jornada por lo que, entre otros, no se disputará el Deportivo-Logroño, previsto para este domingo a las 16 horas, en la ciudad deportiva de Abegondo.

Eso sí, desde la ACFF no descartan que algunas jugadoras quieran ejercer su derecho al trabajo y que pueda producirse la paradoja de que algún club pueda juntar 7 futbolistas y que, por tanto, gane el partido por 3-0, con pérdida de puntos para el oponente que no se presentase. Cabe recordar que la decisión de ir a huelga la votaron cerca de 200 futbolistas (entre ellas toda la plantilla del Dépor), pero la Primera Iberdrola cuenta con más de 300.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Solo un milagro puede evitar la huelga del fútbol femenino desde este fin de semana