Adi Iglesias se cuelga otra plata mundial y baja su récord gallego

La velocista lucense con discapacidad visual hizo una marca de 24:31 en los 200 metros en Dubái


«Impresionante, increíble... Tiene mucho mérito lo que ha hecho». Así valora Adolfo Vila, entrenador de Adiaratou Iglesias en el Lucus Caixa Rural, la actuación de su pupila en el campeonato mundial de atletismo adaptado que se está disputando en Dubái. La velocista lucense con discapacidad visual —tiene apenas un 20 % de visión— volverá a casa con un par de medallas de plata, la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio y como nueva plusmarquista gallega absoluta en los 200 metros lisos.

Espoleada por su gran actuación del lunes en la gran final de los 100 metros, en la que fue segunda y se quedó a solo 3 centésimas del récord autonómico de Ana Peleteiro, Adi Iglesias continuó en la jornada de ayer con su demostración de fuerza y estilo en las citas de los 200 metros. En la primera de las semifinales fue la más rápida rebajando en 13 centésimas el récord que había establecido en la serie del día anterior y en la gran final volvió a darle un buen mordisco a la mejor marca gallega dejándola en 24 segundos y 31 centésimas. Antes de este Mundial paralímpico la plusmarquista era Paula Iglesias (Riazor Coruña) con un tiempo de 24: 66.

Como en la final del hectómetro, la atleta del Lucus Caixa Rural nacida en Mali fue la única aspirante que compitió sin guía en la carrera definitiva de los 200 metros y el resultado fue idéntico. Adi Iglesias terminó segunda por detrás de la velocista cubana Omara Durand, que paró el crono en 23:57. El podio lo completaría la representante ucraniana Oksana Boturchuk con un tiempo de 24: 44, mientras que la cuarta plaza correspondió a la rusa Anna Kulinich-Sorokina con 24:89.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Adi Iglesias se cuelga otra plata mundial y baja su récord gallego