Otro ataque al orgullo breoganista

El Delteco se pasea en el Pazo y saca los colores a un Breogán indolente atrás e impreciso en ataque: 74-97


La ansiada reconciliación no se llevó a cabo. El Leche Río Breogán volvió a defraudar a su gente con un partido horrible y una humillante derrota ante el Delteco GBC, que jugó prácticamente a placer y aprovechó las concesiones para darse su mayor atracón de puntos en la presente campaña. Solo ante el Canoe habían superado los 80 tantos los hombres de Marcelo Nicola, que en el Pazo cosieron a triples al Breo y únicamente en el segundo cuarto pasaron por ciertas dificultades para anotar. Reed Timer (26 puntos), Alex Murphy (25) y John Dee (17) acribillaron al equipo local desde más allá de la línea de 6,75, casi siempre con tiros cómodos. Entre los tres sumaron 14 de los 16 triples de su equipo y se repartieron el papel de aguafiestas en cada intento de reacción de los anfitriones.

Al término del primer cuarto ya era fácil intuir que el duelo idóneo para que el Breo hiciera las paces con su público podía convertirse en un suplicio. Un par de triples de Ahonen y Soluade y sendas canastas de Olah y Dago Peña habían sido lo mejor que pudo hacer en ataque el cuadro breoganista, al que el Delteco empezó a desnudar desde el primer ataque con un buen manejo de balón, tiros abiertos y buenos pases interiores sobre Rozitis ante la pasividad de los guerreros celestes, que casi siempre llegaban tarde para evitar los lanzamientos.

El Breogán supo sobreponerse a su nefasto primer cuarto en una segunda manga en la que se mostró más duro en el rebote y se cargó demasiado rápido de faltas. El Delteco anotó desde el tiro libre 12 de sus 19 puntos en este período, lo que le permitió sobrevivir a la irrupción de Salva Arco y alcanzar el descanso con una interesante brecha en el luminoso (37-43). El Pazo volvía a rugir y a creer en su ejército, pero tras el carrusel de triples en el arranque del tercer acto —seis consecutivos, tres por equipo— , los lucenses volvieron a caer en los errores que tanto los penalizan y la distancia creció en un pispás hasta los 17 puntos: 47-64 (min 26). Probó entonces Epi con una defensa en zona para frenar la sangría, pero la mejoría fue muy leve y el Delteco encaraba el cuarto final con 12 tantos de margen (57-69).

Los 10 últimos minutos fueron un verdadero calvario para el Leche Río Breogán, que se entregó de manera definitiva después de encajar un parcial de 0-8 que dejaba el marcador en 63-80 cuando solo quedaban cuatro minutos para la conclusión del partido. A partir de entonces cada breoganista trató de hacer la guerra por su cuenta y lo que consiguieron fue enfadar todavía más al Pazo y acentuar las dudas sobre su capacidad para volver por la vía rápida a la Liga Endesa.

Consulta aquí las estadísticas del encuentro

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Otro ataque al orgullo breoganista