La conmovedora carta de Ricky Rubio sobre la muerte de su madre: «Cuando alguien que amas muere, es como si una niebla te envolviera»

El base de Phoenix Suns habla sobre la depresión que sufrió tras la pérdida y cómo creó su propia Fundación para ayudar a los demás porque «es lo que mamá hubiera querido»


El base de Phoenix Suns, Ricky Rubio, vive un momento vibrante a nivel deportivo en la NBA. Una realidad que convive de forma paralela con la de acostumbrarse a seguir adelante sin el apoyo de una madre. El deportista ha escrito una carta en The players tribune en la que se abre en canal para hablar, de forma extensa, sobre cómo le afectó la muerte de su madre en el 2016 a causa de un cáncer. En ella explica cómo su familia fue su apoyo fundamental en un momento en el que la depresión se apoderó de él.

«En el 2015 me mudé a un nuevo apartamento en el centro de Minneápolis, cerca de donde jugaban los Timberwolves. Por las mañanas, cuando la niebla se despejaba, podía mirar hacia abajo y ver el río Mississipi. El apartamento era grande, pero no demasiado. Me aseguré de que tuviera dos habitaciones, así cuando mi madre y mi padre venían a verme, siempre tenían una habitación para ellos solos». Así comienza su historia. La historia en la que cuenta cómo «mi mamá y mi papá, mi familia, ese es mi equipo. Siempre ha sido así. Los amo por eso».

El MVP del Mundial de Baloncesto recuerda cómo fue aquel viaje en coche con sus padres hasta la clínica en la que su madre se estaba tratando del cáncer de pulmón que le habían detectado en el 2012. «De ese viaje en particular, íbamos a salir de la ciudad y teníamos que conducir. Era como la mayoría de los viajes por carretera que había hecho con mis padres. Estaban jugado con la música. Me contaban chismes sobre amigos y familiares en casa. Se quedarían en silencio un tiempo, y luego, sin importar qué, mi papá comenzaría a contar una historia sobre algo de mi infancia. A mi papá le encanta hacer eso. Le encanta contar historias sobre mí. Esta vez contó la historia de cómo había decidido entre fútbol y baloncesto. Tenía 10 años y cómo él lo cuenta, mi madre me hizo elegir entre uno y otro. Elegí el fútbol. Era el deportes más popular y era mejor en eso. Pero el favorito de papá era el baloncesto: en realidad fue entrenador de un equipo de baloncesto femenino en casa. Así que el aro era su juego. Sabí que lo había decepcionado un poco mi renuncia al baloncesto. Pero después de unas semanas, el fútbol y yo no nos llevábamos bien. Y me pasé al baloncesto».

Después de aquella historia. Los tres llegaron a la Clínica Mayo, en Rochester. «Esperamos en una pequeña habitación a que entrara el médico. Esta no era una situación nueva para nosotros: tres años antes, mi madre había sido diagnosticada de cáncer. Comenzó en sus pulmones en el 2012. Nos mantuvimos positivos. Sabía que ella podía hacerlo. Tenía que creerlo. Esa es mi madre ¿sabes? Ella es mi superhéroe. La había visto criar una familia. La había visto trabajar duro y luego encontrar tiempo para llevar a su hijo a fútbol y baloncesto después. Y ella venció el cáncer. Como diría mi padre: Todos lo superamos. Como una familia».

Pero las peores noticias no hizo falta ni comunicarlas. «Ahora estábamos de vuelta en el hospital. Entró el médico y antes de decir nada, lo supimos. Solo lo supimos. Lo podías ver en su cara. Habíamos asistido a muchas de estas pruebas, a muchas de estas sala, a muchas de estas reuniones. En este punto, podíamos verlo en sus ojos. Era la misma mirada que tenía el médico en Barcelona en el 2012 cuando diagnosticaron a mi madre por primera vez. Esta vez, el médico dijo que el cáncer había regresado y se estaba extendiendo rápidamente. Apreté la mano de mamá. Todos nos abrazamos».

La muerte de su madre fue el golpe más duro para Ricky Rubio. «Cuando alguien que amas muere, es como si una niebla te envolviera. Así fue para mí. Me sentí tan sin dirección. Todos los años, cuando volvía a Minnesota para un campamento de entrenamiento, comenzaba todos los días de la misma manera: Facetime mamá. La primera temporada después de su muerte, me despertaba y pensaba en llamarla. Me hizo querer romper mi teléfono. Pero no pude borrar su número. Incluso le envié mensajes de texto a veces. Todavía lo hice durante un tiempo, sentí que me estaba volviendo loco, como si estuviera hablando conmigo mismo».

Y confiesa los duros momentos que pasó: «Durante la mayor parte del año siguiente a su muerte, vivía enfadado. Culpaba a muchas cosas. Culpaba al baloncesto. Culpaba a las personas a mi alrededor por cómo me sentía. Le eché la culpa a todo. Pasé por una depresión. La ayuda psicológica y la terapia consiguieron que comenzase a ver la luz y levantar cabeza. «Miré el baloncesto de manera diferente después de eso. Vi la vida de manera diferente. Ya sabes, solo estamos jugando a un juego ... Y a veces fue un alivio para mí salir y bailar, y olvidarme de las cosas. Pero eso no funciona para siempre. Sentía que estaba pisando el agua lo mejor que podía, pero aún me ahogaba. No sé cómo explicarlo. Y no sabía cómo solucionarlo solo. Aprendí eso cuando finalmente recibí ayuda, cuando fui a hablar con un terapeuta».

En honor a su madre creó la Fundación Ricky Rubio para ayudar a los demás, para recaudar dinero para causas sociales. «No voy a mentir aquí, las sonrisas de los niños en los hospitales realmente me mantienen en marcha. Así es como me realizo. Sé que eso es lo que mamá hubiera querido. Ella está ahí conmigo».

Y concluye su carta con un emotivo mensaje: «Todos los días trato de hacer algo para hacerla sentir orgullosa. Eso es lo que ella merece. Somos un equipo. Nos tenemos para siempre. Te quiero, mamá».

View this post on Instagram

Because I love my mom. #repost @tonavives

A post shared by Ricky Rubio (@ruuufio) on

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

La conmovedora carta de Ricky Rubio sobre la muerte de su madre: «Cuando alguien que amas muere, es como si una niebla te envolviera»