Isidre Esteve: «Yo no creo en el destino»

DEPORTES

Era la referencia cuando un accidente de carrera en moto le dejó en silla de ruedas; ahora sigue en la élite del Dakar

05 nov 2019 . Actualizado a las 09:12 h.

Directo, pausado, afable. Isidre Esteve Pujol (La Oliana, Lérida, 1972) contará desde las ocho de esta tarde en el auditorio del Centro Cívico Cultural de Arteixo, cómo ha conseguido convertirse en un referente de la competición en ralis y raids (lleva trece participaciones en el Dakar y lo fue todo en el enduro) y de qué manera ha sabido sobreponerse a la lesión medular que sufrió en un accidente de competición en el 2007, en la que se fracturó dos vértebras y le provocó una paraplejia. La presencia del piloto del Repsol Rally Team se enmarca dentro de las jornadas del motor que Repsol organiza en Arteixo hasta el sábado. La entrada será libre hasta completar aforo y las invitaciones se pueden recoger en el Centro Cívico Cultural de Arteixo hoy de 10 a 14 horas y de 16.30 a 20 horas. Ayer, el piloto compartía reflexiones con La Voz.

-¿El accidente provocó la irrupción de la conciencia social sobre el factor competición?

-En cierto modo. Antes vivía solo para competir y me sentía un privilegiado. Tenía el mejor equipo y me levantaba por la mañana con el objetivo de entrenar mejor y ganar. A veces, la familia no estaba en esa planificación. Después descubres, sin querer, que hay gente que tiene graves problemas de movilidad... y a través de la experiencia personal, empatizas.

-¿Cómo fue su camino?

-En primer lugar, es un tema anímico. Casi todo está en la cabeza. Y no es solo uno mismo, sino su entorno. El deporte es un estilo de vida que te forma en valores desde niño, conoces gente (según qué disciplina, de un determinado perfil) y yo me encontré de nuevo con esa gente, aunque pensé que estaría solo. Cuando intentas readaptarte, los recursos son necesarios.